jueves, 16 de septiembre de 2021

Aquí la BBC

Sin duda habrán observado ustedes que cada vez resulta más difícil entender lo que se oye en nuestra televisión.

No me refiero a que se digan incoherencias, que se dicen, desde luego; ni a que se den explicaciones deslavazadas que no significan nada, ni a que en la verborrea de algunos haya sólo palabras que son como un huevo roto: una cáscara sin nada dentro. 

Todo esto ocurre, en efecto, pero ahora me refiero a esa otra manía de los parlanchines televisivos que consiste en adornar sus intervenciones con palabras en inglés, en incrustar términos de la lengua británica en sus discursitos, para, supongo yo, darse una pátina de modernidad y cosmopolitismo. Con resultado siempre ridículo, por cierto.

Comprendo que en algunos casos hay un estudiado afán de no llamar a las cosas por su nombre para hacerlas pasar por algo chuli. Es obvio, por ejemplo, en el caso de los minijobs, que suena mucho más simpático que "contrato basura"; o rider, que queda mucho más cool que "repartidor".

Pero no me explico qué necesidad puede tener un periodista de decir, por ejemplo, que habría que hacer "un test de antígenos antes del inside y cuando se acabe el inside cada uno a su  casa". O que "Reino Unido ha hecho un lock-down total".

También me cuesta entender qué lleva a personas de habla española a decir que hay que mutear el micrófono, topar el precio del gas, o "tranquilizar a la gente en cuanto al timing". Bueno, tranquilíceme usted primero explicándome qué es eso del "timing", hágame el favor.

Yo me pregunto si quien habla así es simplemente un cursi o un pedante, o si es que en realidad no sabe que esas palabras extranjeras tienen su forma correspondiente en nuestra propia lengua. A veces, sinceramente, creo que es lo segundo, que la ignorancia del propio idioma lleva a algunas personas a pensar que en español  no tenemos términos o expresiones  equivalente a timingsmoothie, tipoutfit , fake news, trending topic..., y quizá por eso se dicen cosas tales como que "esto es un preprint"  o que "se va publicar un nuevo paper".

Me imagino la confusión y el desconcierto de muchas personas, sobre todo personas mayores, cuando oyen esa sarta de anglicismos, esa retahíla de términos ajenos a nuestro idioma que salpican las frases de quienes hablan en la tele, ya sea en una tertulia, en un concurso, en la publidad, etc.

Esta forma de complicar el discurso, de dificultar la comprensión salpicando nuestra lengua con palabras extranjeras me parece una falta de consideración y de respeto, no sólo a la propia lengua sino también a las personas que no entienden ni tienen por qué entender otro idioma. 

Creo que eso es lo que más me molesta de esta tendencia tontaina. O trending foolishness.

 

Dreamstime steampunk



23 comentarios:

Rick dijo...

... Y lo peor es que nuestra amada RTVE es la primera en caer en esa tontuna. Porque bueno, que lo hagan los medios de comunicación privados, allá ellos; con su pan se lo coman, ellos y sus clientes. Pero que lo haga el medio público es lamentable.

Debería haber, como hubo en otros tiempos, un corrector jefe que se dedique a filtrar las bobadas lingüisticas que emplea esta nueva raza de periodistas robots (sean jóvenes o no), estos nuevos creyentes de la religión ultra molona (o sea, cool, para que nos entiendan) de cuanto más palabrejas inglesas más categoría tengo yo. Lo malo es que luego sales a la calle y ves a mucho yeyé utilizando ya esos mismos términos.

Seguramente estamos ante otra batalla perdida. Viva la modernez.

Chaly Vera dijo...


El articulo me trajo el recuerdo de un catedrático que al explicar la lección nos pronunciaba una frase en francés —indicándonos que no encontraba las palabras para traducirlas al castellano— y, él seguía con su enseñanza y más luego, otra frase en francés y seguía la clase. Y los alumnos quedábamos en la luna, porque el sólo la pronunciaba —nunca la escribió en la pizarra— , felizmente teníamos el libro guía de autor brasilero que nunca estuvo en Francia.

Saludos

Anónimo dijo...

Ya harás el favor de traducirme la mitad de lo que has dicho...
Si es que no hay memoria histórica para recordar que tenemos una deuda pendiente con los anglos...y sentido de la belleza, tampoco.
carlos

Macondo dijo...

Esos son de los que escriben en español con muchas faltas de ortografía, porque lo importante es que se entienda, pero van a Inglaterra a perfeccionar el inglés. Así nos va. Tenemos un lengua que no nos merecemos. Está muy por encima de los que supuestamente la tenemos como materna.

JuanRa Diablo dijo...

Uffff! Has ido a sacar un tema que me repatea mucho.
Efectivamente qué necesidad hay de utilizar tanto anglicismo teniendo como tenemos sus equivalentes en español. Porque los más jóvenes los adoptan con suma facilidad, en detrimento de nuestra propia lengua.
A mí me costó mucho acostumbrarme a la palabra "blog", pero terminé admitiéndola. Lo que jamás diré es que he publicado un "post".
Menos mal que la Gran Caja (véase mi nueva entrada) puede barrer del mapa todo aquello que yo quiera 😁

Ángeles dijo...

Se ve, Rick, que la "tontuna", como dices, no entiende de diferencias, como los virus, y se instalan en todas partes.

Y en efecto, todo lo que se ve, se dice y se hace en la tele acaba llegando a la calle, al pueblo llano y no tan llano, con una rapidez sorprendente. ¿Te imaginas que en la tele se hablase con corrección, con educación, con respeto por el prójimo? ¿Que se fomentase la cultura y el gusto por las cosas bien hechas? ¿Que se... ? Bueno, qué tonterías se me ocurren.

Yo también creo que es una batalla perdida, sí.

Gracias. Un saludo.



Lo que cuentas, Chaly, es un buen ejemplo de la necesidad que tienen algunas personas de sentirse interesantes, de impresionar a los demás, mediante sus supuestos conocimientos de otras lenguas. Tanto es así que prefieren demostrar al mismo tiempo su falta de conocimiento de su propia lengua. Paradójico, ¿verdad?

Saludos.


En este caso, Carlos, no importa que el lector no conozca los significados de las palabras extanjeras que he incluido en el texto. Su significado es irrelevante aquí, porque no forma parte de mi discurso, no afecta al sentido de lo que pretendo expresar.

De todas formas, los significados de estas palabras que he usado como ejemplo los puedes encontrar fácilmente tecleándolas en Google. Vamos, que para eso no necesitas un coach ;)

Gracias por venir.


Ése es otro aspecto curioso del asunto, Macondo. Y otro más es que muchos de los que se afanan por hablar inglés cuando no hace falta, y que, como dices, utilizan su propia lengua con bastante mediocridad, son los mismos que en otras ocasiones proclaman emocionados que el español es superior a otras lenguas en riqueza y en belleza.
Paradojas de la vida.

Gracias.


Así es, JuanRa, el contagio es rápido y al parecer irreversible. Parece que lo chuli es utilizar muchas expresiones en inglés y al mismo tiempo despreciar un poquito la propia lengua.

Tu ejemplo de "blog" y "post" es muy acertado. Yo tampoco tengo problema en utilizar una palabra como "blog" porque es un neologismo que recibimos junto con el concepto al que designa, también nuevo.

Y no es malo, sino bueno, ampliar el léxico de un idioma con palabras nuevas provenientes de otros idiomas. Siempre ha habido intercambio de palabras entre los distintos idiomas, es algo connatural a las lenguas.
En cambio "post" no la utilizo yo tampoco, porque me parece innecesario, ya que tenemos la palabra "entrada", que designa con la misma exactitud el concepto correspondiente.

Y voy corriendo a ver esa Gran Caja, que parece algo importante ;)


javierfuzzy.blogspot.com dijo...

Habituado a trabajar en una multinacional USA durante más de 30 años, me expuse también a recibir una ingente cantidad de información interna que utilizaba léxico en inglés sustituyendo a palabras en castellano perfectamente aplicables en su caso. A veces, confieso, me repateaba el asunto, hasta que terminé acostumbrándome. No es el mismo caso que expones, evidentemente, la TV es un medio de comunicación público y debería ser mucho más responsable en la defensa del idioma propio.
Ya estoy tardando en tuitear a Ayuso para que ponga las pilas a Cantó en su nuevo papel de Defensor del Español, que el tontolaba (maravillosa palabra) está totalmente off-side.
Saludos,

TORO SALVAJE dijo...

Otro aspecto infame de la globalización que nos invade.

Todo tiende a la uniformidad, a la cárcel mundial y al pensamiento único y por supuesto los carceleros hablan inglés.

Besos.

José A. García dijo...

Al menos lo que se ve en Argentina es que cuando recurren a palabras ne inglés no es para engalanar el discurso, sino por total desconocimiento del español y de esa manera superan el bache.

Y es cada vez peor.

Saludos,
J.

Beauséant dijo...

Supongo que la mayoría de las veces son discursos tan huecos, tan absurdos y vacío que intentan llenarlo de palabras raras para ver si consiguen que parezca algo mas de lo que es. Como tener un batido horrible y ponerle toppings para ver si sale algo mejor..

PS. Sí, he puesto toppings a propósito :)

Ángeles dijo...

Claro, javierfuzzy, hay ámbitos en los que es natural mezclar varios idiomas. Incluso a veces te puede venir a la cabeza una palabra extranjera antes que la correspondiente de tu lengua materna, cuando estás todo el tiempo en contacto con esa lengua extranjera. Es normal, el cerebro humano funciona así.

Lo que no me parece natural ni apropiado es que en un medio público se hable, sin necesidad, por puro capricho, de manera que se impida la comprensión para gran parte del público.

Jaja, "tontolaba off-side", eso debe ser "casticismo cool" o algo así :D

Saludos


No sé, Toro, si esta manía de la que hablamos tiene que ver con la globalización, o es más bien una especie de " tontolización".

Es evidente que el inglés se ha impuesto en el mundo como lengua franca, pero esto no es nuevo. En el siglo XIX la lengua de prestigio fue el francés, y la literatura nos muestra ejemplos del esnobismo y la pedantería de quienes se las daban de cultos y modernos utilizando expresiones francesas sin venir a cuento y con frecuencia de manera errónea.

La diferencia es que aquellas tonterías se quedaban en el salón de lady Winslow, por decir algo, y ahora llegan a los salones de miles de espectadores.


Besos.


Supongo, José A. García, que en los países de América Latina la influencia del inglés es tan poderosa que la mezcla de inglés y español es mucho más notoria.

Pero es triste que vaya a peor, como dices, y que la propia lengua, en este caso el español, vaya quedando relegada.

Saludos.


Pues sí, Beauséant, ésa es otra: la vaciedad del discurso. Y tu ejemplo del batido y los toppins, es muy bueno, jeje. Es como aquello de "con azúcar es peor", pero más ilustrativo.

Gracias.

Beauséant dijo...

Con lo bonita que es la palabra aderezos :)

Ángeles dijo...

Eso mismo pensé yo,Beauseant, :), y también guarnición, o cobertura, dependiendo de qué se trate. Y si se trata de chispitas de chocolate, entonces "virutillas" :D

Conxita C. dijo...

Hola Ángeles qué gran acierto el tocar este tema porque va a más y también he detectado que de repente hay un montón de nuevas palabras que más de una vez me dejan asombrada porque hay personas que se las inventan sin ningun rubor y que me parecen hacen un flaco favor a las lenguas.
El uso de otras lenguas en ámbitos profesionales en algún momento lo puedo entender aunque en muchos casos me parece un cierto snobismo.
Recuerdo la primera vez que escuché a alguien decir que tenia una o un call (ahora no lo recuerdo) o una deadline, u otras palabras que evidentemente tenían su traducción en castellano o catalán.
Recuerdo que les pregunté a mis hijos por lo del call y me dijeron que era una llamada, me pareció realmente absurdo pero pero sigo viendo que sí en muchos ámbitos se usa y abusa de palabras en inglés, supongo que parece más moderno aunque mi me parece bastante tonto. Creía que lo importante era que el otro te entendiera pero supongo que eso tampoco es lo que toca y no es muy cool.
Un beso

Rodión dijo...

Este es un tema que me interesa, pero en el que tengo algunas opiniones encontradas. En resumidas cuentas opino como tú: hoy en día el abuso de neologismos no solo hace daño a la riqueza de nuestra lengua, sino que origina expresiones tontas que van desde el esnobismo hasta el ridículo. Has puesto ejemplos muy elocuentes, como esos eufemismos que pretenden hacer más amables algunos viejos conceptos.

Por no hablar de lo mal que quedan ciertos anglicismos de nuevo cuño al intercalarlos en oraciones en lengua castellana. Algunos acaban siendo integrados por la RAE, evitando al menos el problema de saber cómo deben escribirse o pronunciarse de modo coherente con nuestra lengua. Una ventaja (aunque supongo que esto será debatible) del español y otras lenguas romances es la casi absoluta correspondencia entre lo escrito y lo pronunciado; el inglés tiene también sus propias ventajas, pero en este punto está en las antípodas, así que al importar tantos términos directamente del inglés, se pierde esa coherencia. Recuerdo que algún autor como Borges, a juzgar por sus cuentos, no debía tener ningún problema con esto.

Por otro lado, como sabes mejor que yo, ninguna lengua permanece estanca en el tiempo; todas evolucionan de forma natural a través de nuevas expresiones, neologismos e incluso cambios sintácticos. Supongo que la revolución tecnológica de los últimos veinte años, con el uso de las redes, ha acelerado el proceso al empequeñecer un poco el mundo; precisamente por internet, la cultura de los videojuegos y de las redes sociales, los adolescentes de ahora comparten expresiones desde España hasta China, pasando por Estados Unidos. Y claro está, se impone el inglés como lengua franca. Me llama la atención el caso especial de cómo muchos de ellos pronuncian expresiones artificiales que nacieron destinadas solo a ser escritas en internet, como por ejemplo 'LOL'.

Y yo mismo, a pesar de las opiniones vertidas, no soy un purista, porque uso en ocasiones neologismos y anglicismos de nuevo cuño, como los mencionados 'blog' y 'post' (que a pesar de todo intento esquivar). Hablar de 'fake news', a pesar de poder traducirse perfectamente a 'noticias falsas', se ha convertido en un lugar común de bastante utilidad; antes, hablando con mi hermano por teléfono, me ha mencionado no se qué del 'feedback' en su empresa, y le he entendido perfectamente. En resumen, creo como tú que el abuso de esta tendencia estropea nuestra lengua, lo cual afectará hasta a nuestra forma de pensar el mundo, que es lo más grave... Aunque por otro lado lo veo como un cambio inevitable. Opiniones encontradas, como te decía. ¿Qué nos queda hacer? Trabajar cada cual su propio jardín, como diría aquel. Fomentar los tesoros de nuestra lengua, como tú haces aquí, para contrarrestar algunas tendencias que lo empobrecen. Más allá de eso, poco se puede hacer. No creo en otras políticas lingüísticas basadas en la ingeniería social, como las empleadas en mi tierra, el País Vasco, con el euskera.

¡Vaya rollo te he soltado! Perdona.

Ángeles dijo...


Hola, Conxita, cuánto me alegra verte de nuevo por aquí.

Sin duda hay, como dices, un cierto (o un mucho) esnobismo en el uso indiscriminado de palabras en inglés. Es cierto que en algunos contextos y para ciertos grupos de población, como los jóvenes, o las personas que trabajan en el ámbito de la informática y la tecnología, por ejemplo, el uso de términos ingleses es algo natural, y yo eso no lo critico.

Lo que critico es que en los medios de comunicación, que son para el público general, algunos tengan la poca consideración de utilizar sin necesidad términos que pueden confundir a muchas personas.

Hace unos días, por ejemplo, un locutor que informaba sobre las ayudas económicas que el gobierno ha aprobado para los habitantes de La Palma, dijo que las ayudas llegarían de forma inmediata "y en cash". Y se quedó tan pancho el hombre. Por alguna razón extraña no pudo decir "en metálico".

Yo también creía, como tú, que lo importante al hablar es hacerse entender, pero se ve que no, que para algunas personas lo importante es que no las entiendan, seguramente porque así se sienten más listas que los otros.

Un abrazo.


Rodión, te digo lo mismo que a Conxita: cuánto me alegra tu regreso a este rinconcito.

Claro, estamos de acuerdo: las lenguas cambian, y eso es bueno porque significa que están vivas y activas (las únicas que no cambian son las lenguas muertas), y que los neologismos, los préstamos, etc, enriquecen los idiomas y por lo tanto el pensamiento de sus hablantes.

Otra cosa es que ese enriquecimiento suponga por otro lado un empobrecimiento de la propia lengua, cuando se deja de usar el léxico propio para usar el ajeno.

Sí que es una ventaja (y no creo que quepa ahí ningún debate) que en español haya una correspondencia prácticamente total entre la ortografía y la pronunciación, lo cual pone muy contentos a los extranjeros que aprenden nuestro idioma, jeje. En otras lenguas la correspondencia es menor, y el inglés es el caso extremo. Pero cuando la RAE propone la castellanización de ciertos términos, a veces tiene muy poco acierto, la verdad, y muy poca o nula aceptación por parte de los hablantes. Así que no siempre ésa es la solución.

Ya he comentado que no me sorprende ni me parece criticable que en ciertos ámbitos, o en ciertos momentos, se utilicen palabras del inglés, bien porque no exista un equivalente en español por ser neologismos, bien porque resulta más práctico o inmediato utilizar el término inglés porque todos lo entienden. Y precisamente eso es lo contrario de lo ocurre cuando en un programa de televisión, en una tertulia, un concurso, un anuncio publicitario, etc., se oyen sin parar palabras y expresiones inglesas que son incomprensibles para muchos de los espectadores de esos programas. Como digo, me parece una falta de respeto, simplemente.

La cuestión es sencilla, y el ejemplo que pones de tu conversación con tu hermano lo explica muy bien: si sabes que la otra persona te va a entender, no veo ningún problema en utilizar palabras de otros idiomas. Yo misma utilizo muchas veces (sobre todo por diversión) expresiones en inglés, o en italiano, o en congoleño si me sé alguna, pero sólo cuando sé que los demás me van a entender. No las usaría, por ejemplo, en una reunión o en grupo de wassap donde haya personas que no van a entender, porque me parecería una falta de respeto.

Y de rollo nada, ¿eh?, en absoluto. Todo lo que dices es muy interesante.

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

¿Y sabes porqué creo yo que se impone con tanta facilidad el Inglés aparte de por la moda y la tontada de la "modernez"...? Pues por la rapidez y facilidad de esos palabros que constan de dos sílabas a lo sumo frente a las nuestras tan largas. Y como todo lo queremos hacer corriendo...
carlos

Ángeles dijo...

No sé, Carlos, si las características gramaticales y léxicas de un idioma pueden influir en su expansión por el mundo.

Esta expansión se debe a circunstancias económicas, sociales, culturales... Vamos, que si en los EEUU se hablase chino mandarín, hoy estaríamos todos hablando chino mandarín, lo mismo que desde el siglo XVII hasta bien entrado el XX, la lengua de prestigio fue el francés (que no tiene esas características del inglés que señalas).

De todas formas, tu teoría mola ;)



Anónimo dijo...

Sí, pero lo hablaban los aristócratas y los burgueses snob; en cambio ahora la moda que impera es la del consumidor de clase media baja y aún inferior, canallada si me permites; o la moda de la economía en donde el tiempo y el esfuerzo es oro o simplemente da pereza. Ejemplo: al leer Luces de Bohemia, me sorprendía y me parecía muy actual que los personajes del pueblo llano,( bono loshemios modernistas literatos que precisamente hacían lo contrario), las verduleras, las prostitutas, los obreros, etc empleaban mucho las palabras abreviadas en dos sílabas ("la delega" y otras que ahora no recuerdo) osea que había una intención ahorrativa y pasota que coincide con la de los tiempos actuales y se suma a las otras causas. ¿O es que acaso se utilizan palabros largos en inglés en estos casos de que hablamos? Estoy seguro de que siempre sustituyen a una palabra larga en castellano.
Por cierto que se llega a la tontería porque el otro día, leyendo sobre la serie El comisario Montalbano, me encontré que en Argentina han sustituido el bonito título "El ladrón de meriendas" por el de "El ladrón de snacks", rebajando al caco a un vulgar asaltador de paquetes de gusanitos��
carlos

MJ dijo...

No he oído, ni sé lo que significan, la mayoría de las palabras que mencionas en la entrada.
En mi trabajo tengo que utilizar alguna "españolización" de palabras inglesas, porque en las centralitas vienen escritas en inglés... Y vamos y la convertimos en verbos, incluso.

Estoy de acuerdo contigo. En televisión, tertulias, etc meten con calzador expresiones inglesas para hacerse los modernos y los intelectuales... Parece que les encanta decir cosas que los demás no entendemos, se sienten superiores y te obligan a buscar qué será eso que han dicho. Yo no me preocupo en buscarlo, porque luego ellos son los primeros en utilizar mal el castellano. Y como le digas algo, te responden con un "pero se entiende ¿no?" cuando no te insultan directamente.
-Qué cool! Ya lo desían en la nobela LOL
¡Ay, qué cosas hay que leer en las redes sociales también!

Gracias por tu defensa de nuestro idioma y la denuncia de estas tontadas. Hace falta.

Ángeles dijo...

Así es, Carlos, lo hablaban las clases altas, que eran las que podían aprender lenguas extranjeras, y acceder a la cultura en general. Hoy, por suerte, eso es accesible para todo el mundo, y los medios de comunicación y las tecnologías contribuyen a una difusión aún mayor del conocimiento (y del desconocimiento también, por cierto). Pero el hecho lingüístico en sí (que un idioma se convierta en lengua franca) es el mismo, lo que varía es su alcance.

Y con esto pasa como con todo: la democratización de las cosas conlleva en muchos casos la vulgarización, o la perversión, en el sentido de abuso y utilización o interpretación erróneas.

Lo otro que refieres, el acortamiento de palabras, es otro tema. Es un fenómeno lingüístico natural (todos hemos dicho siempre el cole, el boli, la tele, etc), propio del habla coloquial, que busca siempre la economía del lenguaje. El único problema de esto es que se use este registro coloquial en contextos en los que no procede (por ejemplo, en un examen, en un informativo, etc).

Sí, los términos en inglés que se ponen de moda siempre o casi siempre sustituyen a palabras españolas que tienen más sílabas, pero es que en inglés, como bien señalabas en tu anterior comentario, abundan los monosílabos y bisílabos. Es decir, no creo que esas palabras se elijan expresamente por ser más cortas. Si una lengua se impone en el mundo no es por sus características léxicas o gramaticales, sino por la capacidad de penetración cultural y económica del país del que procede dicha lengua.

Y el ejemplo que pones de ese título argentino, es verdad que suena fatal. Tal vez, no lo sé, en Argentina no se emplea la palabra "merienda", lo que podría ser una explicación para la elección de "snacks" en su lugar; pero aun así, seguro que hay otras palabras (pasteles, pastelitos, bollos, etc) para traducir "merendine" (sí, he buscado el título original, jeje) sin tener que recurrir al anglicismo.

Me ha gustado esto de "rebajando al caco a un vulgar asaltador de paquetes de gusanitos" :D Muy atinado.

Gracias por tus comentarios.


Es cierto, MJ, que muchas veces las mismas personas que pretenden dárselas de intelectuales utilizando el inglés (y con frecuencia erróneamente, para remate), maltratan el español sin despeinarse. Pero, curiosamente, también en muchas ocasiones, esas mismas personas en otros momentos se enardecen afirmando que el español es mucho más rico que el inglés, y cosas por el estilo.

En fin, incongruencias de la vida moderna ;)

Gracias a ti por tus aportaciones.

Anónimo dijo...

Jajajaja... "Aquí la BBC", qué importancia tiene titular bien un post ;)

Te doy la razón, a ver quién es el guapo que no lo hace, peeeero soy menos pasional que tú y el resto de compañeros. Entiendo que el interlocutor que emplea anglicismos (en la mayoría de las ocasiones bien conocidos) lo hace con un fin: ser rápido o atractivo, conectar con cierto público, etc. En ese contexto creo, aunque yo no lo haría, que el uso está más justificado.

Ángeles, muchas gracias por la entrada.

PD: cuánto tiempo sin acercarme por aquí, me tendré que poner al día ;)

Ángeles dijo...

Jeje, gracias, Anónimo/Javier, me alegra mucho que te haya gustado el título.

Creo que en el fondo, o en lo esencial, estamos de acuerdo. Yo no critico la utilización de términos y expresiones en inglés, o en el idioma que se tercie, siempre y cuando ese código sea conocido por todos los participantes, en el contexto que sea.

Y claro que siempre hay una finalidad cuando se usa un lenguaje determinado. Lo que a mí no me parece bien es que esa finalidad sea el mero lucimiento personal y a costa de entorpecer la comprensión y dejar a otras personas fuera del mensaje.

Muchas gracias a ti por venir y dejarnos tus opiniones, como siempre.

PD: la semana que viene te hago examen, a ver si es verdad que te has puesto al día :D