viernes, 15 de junio de 2018

Diez


En estos días Juguetes del viento cumple diez años.
Tal vez tendría que decir que no me parece posible, que no lo hubiera imaginado, etc. Pero lo cierto es que no me sorprende, porque este blog, creo que ya lo he dicho alguna vez, se convirtió muy pronto en parte natural de mi vida cotidiana y de mi persona.
 
Sin embargo, a pesar de esto,  he de decir que durante los últimos meses he pensado en varias ocasiones que quizá fuera hora de dejarlo. Y es que tenía la sensación de haber perdido, como el clásico, "la capacidad de pensar y hablar coherentemente sobre ninguna cosa". 
 
Supongo que esto ha sido una especie de resfriado anímico, causado por la falta de tiempo y el cansancio mental, que me ha tenido temporalmente acobardada. Pero como dijo el filósofo, “una mala tarde la tiene cualquiera”, y aunque no sé si podré pensar y escribir con coherencia, al menos tengo ganas de intentarlo. 
 
Además, cuando comenté con un par de amigos, por separado, esta idea de dejar el blog, los dos tuvieron reacciones semejantes al respecto, con palabras muy sabias que venían a decir, más o menos, “déjate de tonterías y ponte a escribir”.  Alentador, sin duda.
 

Bromas aparte, lo más alentador, y lo más emocionante, de todo lo relacionado con este blog es el hecho de que haya personas que me acompañan desde el principio, desde las primeras entradas; y que haya otras que lleven ya varios años viniendo a leer y a dejarme sus opiniones; y que sigan llegando de vez en cuando lectores nuevos, algunos de los cuales se convierten en habituales, para enorme satisfacción mía, o que se añaden al lindo mosaico de los seguidores.

Aunque no es la cantidad lo que me importa, ya lo saben ustedes porque siempre lo digo: es la calidad, humana e intelectual, de los lectores de Juguetes del viento lo que yo más aprecio y valoro.
 
En fin, el caso es que poquito a poco hemos llegado al décimo aniblogsario, y como esto es algo que, aunque no me parezca raro, sí lo considero digno de celebración, he pensado que para ello, además de seguir escribiendo nuevas entradas, me gustaría volver a publicar de vez en cuando algunas de las que han ido apareciendo en el blog a lo largo de todo este tiempo. No en la barra lateral, donde tenemos el gadget “Hoy recordamos”  desde el octavo aniversario,  sino aquí, en  primera línea de blog, esperando, por supuesto, que a quienes me acompañan desde hace más tiempo les apetezca recordar entradas que quizá en su momento les gustaron; y que a quienes me acompañan desde hace menos les agrade conocer algunos de los textos que han ido conformando la historia de Juguetes del viento.
 
Y como siempre, lo más importante es expresarles una vez más mi mayor agradecimiento a todos los lectores del blog. Porque ustedes inspiran, divierten, enseñan. Y porque es una alegría y una emoción verlos llegar cada vez con sus palabras y sus ideas, siempre generosas, amables e interesantes.
Y por esto, ya lo saben, yo los llevo a todos en el corazón.


24 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Muchas felicidades.
Yo pienso seguir viniendo siempre y si dejaras de publicar te encontraría mucho a faltar.
Especialmente por los diez euros que me pagas por cada comentario... jajajja

Besos y felicidades!!!

guille dijo...

Diez años.

felicidades.

Dejate de tonterias y sigue otros diez.

f dijo...

si, claro, que veinte años no es nada, que febril la mirada, errante en las sombras, te busca y te nombra....
ehh?

na!
feliz cumbleblog!
siempre es un placer leerte. y también el diálogo que se genera en los comentarios (que por cierto, si, vuelvo a leer)
abrazo!

Sara dijo...

Me ha conmovido tu sinceridad, porque solo con la verdad se emociona. Pero si alguna vez dejases “Juguetes del viento” yo me sentiría manca. Ya sabes que puede que no seamos muchos los que te seguimos (aunque eso es relativo), pero más allá de la cantidad y de la calidad que mencionas lo que estoy segura que nos aúna es que todos te queremos… Y mucho.

Feliz aniblogsario. Tienes que cumplir tantos como yo sea capaz de leer;)

Besos, querida amiga.

*entangled* dijo...

Revisando la lista de sitios web favoritos en mi navegador, para poner algo de orden, me he dado cuenta de que la mayoría de los blogs que tenía referenciados están «muertos». Algunos llevan años sin nuevas entradas. Los blogs que seguía hace diez años y que aun siguen activos son minoría. ¿Has observado tú eso mismo? ¿O es que yo me había concentrado en blogs de gente que se aburrió, descubrió que después de escribir «su» discurso ya no tenían nada más que decir, o se sintieron agobiados por la obligación auto-impuesta de escribir algo regularmente en sus blogs? ¿Cuál ha sido la evolución de tus suscriptores? ¿Hay más o menos que antes? ¿Hay muchos nuevos? ¿Cuántos han desaparecido sin dejar rastro? ¿Tiene eso algo que ver con que la gente se conecte a internet mayoritariamente por el teléfono?

He estado buscando documentación sobre la evolución de los blogs, pero lo único que he encontrado habla sobre blogs del tipo promoción comercial. Y me gustaría saber más. Quizá algunos sentimos una compulsión a poner por escrito cosas que pasan por nuestras mentes, incluso si sabemos que pocas, o ninguna persona las va a leer.

Tú pareces una de las irreductibles. Y yo llevo más o menos el mismo tiempo en esto, aunque han sido cuatro blogs diferentes.

No me gusta la idea de que los blogs estén en decadencia. Los prefiero a cualquier otra red social. Así que me gustaría que siguieras ahí. Te has convertido en parte del paisaje. (¿Es esto una ofensa, o es lo mejor que te han dicho últimamente? ;))

Feliz cumpleaños.

Finca Lo Arrabal dijo...

¡Felicidades por esos diez años! Pero sobre todo felicidades por contar las cosas como las cuentas, por hacernos pensar, reflexionar, jugar y sorprendernos con tus bellas entradas.
¡Vamos a por otros diez!

Rick dijo...

Supongo que nos habrá pasado a casi todos: yo también ando cerca de los diez años de militancia bloguera, aunque he cambiado de blogs dos o tres veces, y van otras tantas (o más) que he pensado en dejarlo. Pero al final sigo adelante, y creo que entre otras cosas es porque esa obligación autoimpuesta de escribir algo de vez en cuando crea una sensación de disciplina que a vaces nos es muy necesaria. En mi caso, para no atosigarme, cojo vacaciones de vez en cuando: ya estoy esperando las de verano.

Es verdad que esa ilusión con la que comenzaron los blogs se perdió hace mucho tiempo; por entonces era casi el único medio escrito en Internet que daba la opción a explayarse sobre el asunto que fuese, personal o no, y de paso hacer amigos. Pero luego pasa el tiempo, y entre el cansancio y esa velocidad enloquecida que parecen habernos impregando los sistemas de teclado, ahora la gente "abrevia" con Twitter, Facebook y demás inventos.

Esto de los blogs parece parece una cosa decrépita, propia de puretas ociosos,o algo así. Pero aún queda gente como tú, irreductible, y que tiene cosas muy interesantes que decir, y que las dice. Siempre he pensado que quien sabe cosas que pueden interesar a otros tiene la obligación moral de comunicarlas, y ese es tu caso. Así que felicidaes por el cumpleaños y ánimo.

Macondo dijo...

Creo que lo que no sabrías es escribir sin coherencia, porque eres la sensatez y la coherencia personificadas. Y no es un regalo de oídos por tu décimo aniversario.
Yo voy por los seis y medio y sigo tu blog desde que lo conocí. Ahora me doy cuenta, sin embargo, que no estoy oficialmente dado de alta como seguidor. No tiene importancia porque tengo tus entradas controladas, pero voy a subsanarlo enseguida.
Muchas gracias por incluirme en el corazón.
Y muchas felicidades.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, Toro, es muy bonito lo que dices.
Me ha costado diez euros, pero merece la pena :D

Besos y gracias!


Gracias,Guille.
Venga, sí, me dejo de tonterías y me pongo ahora mismo con los diez siguientes ;)


Entonces, f, , si veinte años no es nada, diez será nada de nada :p

Muchas gracias por lo que dices, que me alegra mucho.

Abrazo!


Sara, muchas gracias por esas palabras tan amables y cariñosas.
Para mí será un placer seguir adelante con el blog, y un lujo seguir contando con vuestra presencia.

Muchos besos.


Sí, *entangled*, yo también he observado que hay blogs que van quedando inactivos después de varios o muchos años, algunos de sopetón y otros poco a poco, con una frecuencia de publicación menor cada vez. Por lo que sé, las razones son diversas, algunas comunes y otras particulares, las que tú señalas y algunas más.

Supongo que todo lo que requiere tiempo, dedicación y cierto esfuerzo acaba abandonado si no hay detrás un interés muy específico que dé sentido a ese esfuerzo y haga que merezca la pena. O sí mandan las circunstancias personales, que a lo largo de los años pueden cambiar mucho.

En mi caso particular sí que, por desgracia, han dejado de venir algunos lectores que durante varios años fueron seguidores asiduos, pero para mi fortuna y satisfacción, no han dejado de llegar lectores nuevos. Pocos, es cierto, pero de los buenos, en todos los sentidos.

Creo que, en general, la desaparición de blogueros y lectores sí tiene que ver en parte con lo que dices, que muchas personas se conectan a internet con el móvil, y eso no es muy compatible con el bloguerismo; pero sé que en el caso de algunos de mis lectores los motivos han sido otros, más personales.

También estoy de acuerdo en que algunos sentimos la necesidad, o la compulsión, como tú dices, de poner por escrito lo que pensamos, o lo que nos gusta y nos apetece compartir. Desde luego ése es mi caso, porque siempre he escrito, antes sólo en cuadernos y ahora en el blog, aunque sigo usando los cuadernos para las cosas personales (llamémoslos “diarios”).

Así que creo que seguiré aquí, porque en realidad no me queda otro remedio: es una necesidad y un placer compartir mis ideíllas y conocer las vuestras, y si no escribiera os echaría mucho de menos.

Muchas gracias por tu interés, de corazón. Lo del paisaje no lo considero una ofensa, entre otras cosas porque tú también formas parte de él ;) Pero, por suerte para mí, tampoco es lo mejor que me han dicho últimamente :D

Ángeles dijo...


Muchas gracias, Anabel, por la felicitación, pero sobre todo por las cosas tan bonitas que dices ;)
¡Venga, vamos!


No sabía, Rick,que llevaras también cerca de una década en esto, así que te felicito yo también a ti. En mi caso, ésta vez ha sido la primera que me he planteado la posibilidad de dejar el blog, pero, como digo, parece que ha sido una idea pasajera. Y tampoco me he tomado nunca vacaciones ni he tenido periodos de inactividad. Quizá es que yo, más que irreductible, soy recalcitrante :D

Coincido totalmente en lo que dices sobre las redes sociales. Acabo de comprobar que hace tres aniversarios escribí precisamente que “el fenómeno blog, en general, como forma de comunicación, está perdiendo vitalidad, y en este proceso de debilitamiento tiene mucho que ver el hecho de que muchos blogueros y lectores han acudido a la llamada de otras formas de comunicación, más dinámicas, más livianas, y que requieren menos dedicación, como Facebook y Twitter, que tan adecuadas resultan para la era de la inmediatez y la velocidad.”
Y la vacuidad, me permito añadir ahora.

También estoy de acuerdo en que los blogs pueden parecer una cosa “antigua”, porque en su momento eran lo único de su especie. Sin embargo, observo con satisfección que, aunque sea de forma minoritaria, sigue habiendo personas que inician blogs nuevos, que los mantienen durante varios años, y que siguen otros blogs con interés. Y que hay valientes que llevan años publicando semanalmente e incluso a diario, cosa a la que le veo un mérito enorme.
Supongo que, como pasa con otras cosas, esto tuvo su momento álgido, luego vino el declive lógico, y ahora se va estacionando en un plano discreto pero estable.

Muchas gracias por tu generoso reconocimiento, que me llena de satisfacción. Y mientras vosotros sigais por aquí a mí no me faltará el ánimo.


Macondo, pero qué amable eres. Te agradezco mucho lo que dices, y aunque no sea tu intención, sí que me lo tomo como un regalo (sincero) de aniversario.

Muchas gracias a ti por todo. Cómo no ibas a estar en el corazón!

MJ dijo...

¿Te habías planteado dejar el blog? ¡No, no, no! Tus seguidores te lo prohibimos ¿eh? ¿Qué haríamos sin tus entradas tan ocurrentes, tan divertidas, tan interesantes, tan curiosas, sin tus cuentos, sin tus juegos?

Me sentiría triste si entrara varias veces a tu blog y encontrara que no has puesto ninguna entrada nueva, que no está actualizado desde hace meses... ¡Qué triste! ¡Nos faltaría algo! Así que hay que seguir adelante. Además también resulta muy interesante leer los comentarios de los compañeros. Se ha creado una especie de club de tertulianos como los de los antiguos cafés literarios, o a mí me gusta imaginarlo así :-) … lo digo, en especial, por la cultura de los que aquí comentamos ;-) y que has mencionando tan amablemente ;-P

Yo también he pensado alguna vez en dejar de escribir mi blog, porque tengo pocos seguidores y aún menos comentarios. Por razones personales y anímicas (creo que la mayoría de los blogs se abandonan por esos motivos) me lo he planteado. A veces me ha sido muy difícil continuar y me ha supuesto un esfuerzo considerable, pero sigo adelante porque esto también es una forma de obligarme a escribir, compartir los pocos conocimientos que pueda tener y opiniones sobre temas y lanzarlas como un mensaje en una botella al océano del ciberespacio y, puede, que de casualidad, alguien se la encuentre y le pueda interesar medianamente lo que haya escrito...

Y que además, también se puede leer el blog desde el móvil (porque utilizo más el móvil que el ordenador y a veces te leo desde el teléfono), te tengo entre mis páginas de favoritos.

Gracias por tu tiempo y tu dedicación.

¡Feliz décimo aniversario y que sean muchos más!

Soros dijo...

Felicidades y gracias por tu compañía y tus palabras.

Metalsaurio dijo...

Me alegro mucho de que esté rincón haya alcanzado los diez años, y me uno a las palabras de tus amigos y a las tuyas: "una mala la tarde la tiene cualquier, pero déjate de tonterías y ponte a escribir" :) Los momentos de pensar que no hay nada que decir o hablar coherentemente sobre algún tema, pero sí que las hay, porque al vivir nos pasan cosas y todas o algunas son merecedoras de reflexión, o de otros enfoques.

Es un placer leerte tus entradas, muy amenas y didácticas. Espero seguir leyéndote por muchos años!

Un saludo.

Metalsaurio dijo...

Y felicidades, por supuesto! :)

Ángeles dijo...


Es verdad, MJ, un blog sin actualizar durante mucho tiempo tiene algo de barco encallado, oxidándose en la orilla, olvidado…

Y también es verdad que los comentarios engrandecen lo que yo modestamente escribo. Ya sabes lo que siempre digo: que lo mejor de este blog son los comentarios que dejáis, ya sabes, en nuestro famoso “saloncito de los comentarios” ;)

Supongo que es normal que haya momentos de flaqueza, de desánimo, en cualquier proyecto de larga duración. Lo importante es que haya motivación suficiente, tanto por parte de quien escribe como de quien lee -y tengo la suerte de que eso no me falta- para remontar esos baches, ya sean anímicos o de otro carácter (las circunstancias a veces imponen su yugo).

Muchas gracias a ti por tu cariño y tu entusiasmo imperecederos.


Muchas gracias, Soros, también a ti por tu compañía y tus siempre sabia palabras.


Muchas gracias, Metalsaurio :)

Es verdad, los temas para escribir nunca faltan, lo que falta a veces son las fuerzas, ya sean físicas o anímicas, eso es el verdadero impedimento. Pero las fuerzas se recuperan, sobre todo si se reciben tantos mensajes de aliento y valoración como me estáis dejando vosotros.

Así que, aunque mis neuronas digan que no, yo no puedo estar más motivada. Vamos, que me está pareciendo que diez años más tampoco es tanto :D

Un saludo!


Conxita Casamitjana dijo...

Muchas felicidades Ángeles por tu aniblogsario, vaya palabreja que sale pero que bonito es pensar que son ¡¡¡10 años!!! en los que has regalado tu amor por los libros y los letras.

Justo este fin de semana he estado en un encuentro con algunos blogeros en Madrid y ciertamente alguno ha comentado un cierto cansancio y quizás hasta desencanto por los blogs.

Las letras no siempre son lo más novedoso en un mundo en el que se consume tanto contenido visual y rápido. No es mi caso, sigo creyendo que son espacios muy interesantes, que me gustan, en los que se pueden pasar muy buenos ratos, aprender, descubrir, conocer y todo eso me resulta muy atractivo. No voy a negar lo que es evidente que cada vez hay más blogs abandonados, que hay decepciones y blogs y personas que no son lo que dicen ser pero eso también pasa en la vida diaria, lo importante es centrarse en aquello que sí vale la pena, ver lo positivo y lo que no lo es, dejarlo atrás.

Me encantará leer esas entradas antiguas que nos resaltes como haces con esos enlaces que como regalitos nos vas dejando en algunos comentarios, un placer leerte y que sean muchos más años porque leyendo tu blog se pasan muy buenos momentos y sobre todo nunca te marchas de vacío.

Un beso enorme y a por los 20.

Beauséant dijo...

Es mejor no hacer cuentas de los años ni enredarse con muchas preguntas. Las cosas se hacen porque apetece, incluso otras veces porque duele hacerlas y ese dolor permite convertirlo en cosas útiles. Un blog es una herramienta perfecta para esos momentos... Diez años, mucho o poco, no importa, lo importante es que te sigue apeteciendo escribir y a nosotros leerte ;)

Una entrada muy bonita, por cierto

JuanRa Diablo dijo...

¡Ay, compañera de viaje, cuánto me alegra que Juguetes haya alcanzado los diez años! ¡¡FELICIDADES!!

Y todavía me alegra más (siempre lo diré)que un buen día nos encontrásemos en la blogosfera y nos hayamos seguido con interés desde entonces. ¡Y que nos hayamos hecho amigos! Eso es lo mejor,sin duda.

Además este blog es muy especial para mi porque desde hace mucho tiempo siento que es un poco mío también. ¡Si hasta he contribuido a adornarlo! :D

Me uno a todos los que quieren que sigas excribiendo en tu blog muchos años más, porque leerte es siempre una delicia y porque siempre me he encontrado con muy buena gente en la salita de los comentarios.
Gracias por tan buenos ratos recibiendo las palabras que nos ha traido tu viento. ¡Brindo por que sigan llegando más y más!

JuanRa Diablo dijo...

Por cierto, el corazón con los nombres siempre me parece un toque de cariño hacia los lectores muy bonito. Y, no sé por qué, siempre me los guardo :)
¡GRACIAS!

Ángeles dijo...


Muchas gracias, Conxita.

A mí me pasa como a ti:me parece que los blogs son “espacios muy interesantes”, como dices, donde se encuentran contenidos de todo tipo y que permiten una manera muy singular de comunicación, diferente de las redes sociales, de los foros de debate, etc. En fin, no iimporta si somos muchos o pocos, lo que importa es la pasión que pongamos ;)

Me alegro de que te apetezca leer algunas entradas “históricas”, aunque tú precisamente ya conoces unas cuantas.
Muchas gracias por la amabilidad que siempre traes contigo y por el interés y el entusiasmo que siempre muestras por lo que aquí se publica.

Un beso grande para ti también, y vamos a por los veinte!


Es verdad, Beauséant, muchas veces es mejor no plantarse preguntas, ni echar cuentas ni nada, sino hacer lo que apetece y punto. Sin embargo, al margen de esto, a mí los blogs también me interesan como fenómeno, como medio de expresión y comunicación, y me gusta saber y “analizar”, dentro mis escasas posibilidades analíticas, cómo funciona la cosa, cómo evoluciona, etc.

Me encanta ver cómo siguen en activo blogs a los que sigo desde hace años, y me encanta encontrar nuevos blogs que despiertan mi interés ;)
Y si el agrado es mutuo, entonces creo que se establece un tipo de cordialidad que es exclusiva de los blogs.

Muchas gracias por tus amables palabras, y me alegra mucho que te haya gustado la entrada.


JuanRa, compañeros de viaje y además durante prácticamente todo el trayecto, que no es poca cosa.

Es sorprendente cómo a veces los blogueros, de formas inesperadas, por pura casualidad, por un simple clic aquí o allá, nos encontramos unos con otros en este inmenso universo virtual que es la blogosfera, y vamos encontrando a aquellos con los que tenemos mayor afinidad, personal, intelectual, o ambas. Pero una vez que sucede eso, que se produce la coincidencia, me parece imposible que no hubiera sido así. Y entonces me acuerdo de Stephen King (el tío Steve para nosotros) y digo como él: “Hay cosas que simplemente están destinadas a suceder”. Y me parece que tiene que ser verdad. O al menos a mí me gusta creer que lo es.

No dudes que en el corazón de los nombres hay siempre un gran cariño, desde luego que sí, como también me parece que lo hay en el hecho de que los colecciones :)

Gracias a ti, por todo.

Manuela Mangas Enrique dijo...

Yo también quiero dejarte aquí mi felicitación por el décimo aniversario de tu blog. Ya sabes que te admiro en muchos aspectos, como mantener activo este blog durante todos estos años con artículos tan interesantes.

Espero seguir leyéndote y escuchándote durante muuucho tiempo.

Abrazos y besos desde el campo de Castilla, malagueña salerosa.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, Manuela, qué generosa eres.

Yo también espero seguir viéndote por aquí todo el tiempo que yo aguante Y aunque no te vea, sé que estarás presente :)

Besos y abrazos.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir tus dudas abiertamente, es una actitud valiente.

Diez años!!! Es admirable tu capacidad de trabajo durante todos estos años y, sobre todo, la calidad de tus entradas. Los correos anunciándome una entrada de tu blog son siempre motivo de alegría porque sé que habrá palabras nuevas que aprender o Pascualito con alguna historia o algún ingenioso juego en el que participar o algún libro que anotar para futuras compras o...

Ángeles, muchas gricas por tu blog, y felicidades!!

Y a por otros 10!!

Un saludo,

Javier

Ángeles dijo...


Muchas gracias, Javier, me alegra mucho y me honra todo lo que dices.
Y ya sabes que la agradecida soy yo, siempre, por vuestra gratísima presencia.

Thank you!