domingo, 21 de julio de 2019

Agradecimientos



Al arquitecto que diseñó el mundo en el que vivo,
Y al ingeniero que ideó el mecanismo de mi vida,
Gracias por el sol, por las nubes y por la lluvia
Y por el sonido del agua cuando llega a la orilla.
Por los animales y los bosques
Por las flores y los montes
Y por las personas que me ayudan a subir los escalones.
Por aquellos que despertaron y tocaron a rebato.
Por los niños buenos y los ancianos
Por las sonrisas y los abrazos
Y por el nudo en el estómago.
Por la magia que transforma el azar en coincidencia
Gracias por la literatura
Y por la Biblioteca Joanina
Por París, por Londres y por Sintra.
Por el hombre que no quiso ser nadie
Y por el que lo fue todo.
Por los que saben y nos enseñan.
Por quienes se ocupan de los otros.
Por los amigos que vuelven al cabo de los años,
Por los que nunca dejan de estar
Y por los nuevos que van llegando.
Y gracias por los que estuvieron
Aunque ya se hayan marchado.


mosaic pattern



16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Jo...
Es un poema de los más bonitos que he leído en mi vida.
Emociona.
Acaricia el corazón.
Mi agradecimiento a ti por compartir este poema y por tus palabras siempre tan generosas.
Mejoras la vida de los que te leemos.
Siempre es un placer venir aquí.

Mil gracias y mil besos.

Macondo dijo...

Es para firmar debajo, porque no se puede decir mejor y más bonito.

Sara dijo...

Hay tres cosas importantes en la vida: La primera es pedir perdón cuando corresponde; la segunda, saber perdonar, y la tercera –la más crucial- tener el don natural de dar las gracias. Este poema es un sincero agradecimiento a todo lo bueno que el mundo nos ofrece; y tú, como una niña, has sabido transmitir toda la delicia y el arrobo de estar y sentirte viva entre esas maravillas que son las que dan sentido a una existencia… Y yo te agradezco por lo bien que lo has hecho, por la transcendencia que hay en tus palabras y por la belleza que has transmitido.

Besos.

Albada Dos dijo...

Qué belleza, de verdad, qué canto a la vida y la gratitud, ala día a día con sus mil facetas, de las que gozamos.

Un poema maravilloso. Un abrazo y por una semana de versos florecidos

Ángeles dijo...


Toro, muchísimas gracias por todo lo que dices, me siento muy honrada y muy contenta :)
El agradecimiento y el placer son míos, siempre, y además me has alegrado el día y hasta la semana entera con tu comentario.

Gracias y mil de cada para ti también.


Muchas gracias, Macondo, eres muy amable :)


Sara, muchas gracias por todo lo que has visto en este modesto poema.
Y como siempre, te agradezco mucho también la atención y generosidad con que lees y comentas.

Besos.


Qué bien, Albada, muchas gracias por tus palabras. Me alegra muchísimo que te haya gustado.

Un abrazo, y ojalá venga la semana como dices.

Beauséant dijo...

a veces es más sencillo dejarse llevar por el pesimismo, pensar que nada irá a mejor. lo complicado es escribir lo que has escrito, saber ver las cosas buenas, las muchas cosas buenas, entre tanta basura.

Pitt Tristán dijo...

Lo primero de todo decir que es un gran poema, tanto en estilo como en ejecución, literariamente hablando.

Añadir que, desde la opinión de un ideólogo antagonista -un misántropo como es mi caso- es admirable lo buena persona que eres. "...Por París, por Londres y por Sintra..."; pase por Sintra, pero por los chauvinistas franceses que nos han odiado siempre, y por Londres, el del brexit, el del nuevo primer ministro conservador con cara de loco y hechos también de loco... ¡eres la mejor persona del mundo!

Para que veas que en algo estoy de acuerdo contigo suscribo el verso "...por los niños buenos..." en el que dejas de lado a los malos, sin agradecimiento, puesto que no lo merecen, porque son lo más asqueroso y pesadilla que amenaza nuestra paz y sosiego vitales.

Grande escritora y vehemente adalid del "buenismo", cosa que está demostrado puede ser compatible.

Siempre estoy aprendiendo.

Grande. Saludos.

MJ dijo...

¡Es precioso! Me ha encantado.
Dar las gracias al arquitecto, al ingeniero (esto me recuerda una canción, pero lo que has escrito es aún mejor). Y como han dicho más arriba, muy bien por dar las gracias a los niños buenos, los malos no las merecen (y todos nos hemos encontrado demasiados cuando éramos niñas y también de adultas). Pero el agradecimiento que más me ha gustado ha sido el dedicado a las personas que ayudan a subir los escalones ¡Que imagen tan bonita! y que cierta, ¡qué triste y solo debe sentirse quien no tiene apoyo moral en esos momentos!
Gracias a ti por seguir subiendo escalones y por compartir tu imaginación y tus reflexiones con nosotros.
Un beso.

Bubo dijo...

De bien nacidos es ser agradecidos y a veces se nos hace imprescindible.

Ángeles dijo...


Gracias, Beauséant.
Sí, se dice que lo malo destaca más que lo bueno, pero si prestamos sólo un poco de atención encontramos mucha belleza y bondad a nuestro alrededor, mucho por lo que estar agradecidos.


Muchas gracias, Pitt Tristán, por tu amable valoración literaria.

En cuanto a lo otro, yo creo que la belleza de las ciudades, su arquitectura, sus jardines, su literatura, sus buenas gentes, etc, están por encima de quien gobierne en cada momento. ¿O es que el Puente de Londres o las obras de Dickens o Regent’s Park ya no molan por culpa de Boris Johnson? :D

Tampoco creo que se me pueda calificar de “adalid del buenismo” (no, por favor) por no tener en cuenta generalizaciones o tópicos, que casi siempre son injustos.

En fin, al margen de discrepancias (que también tienen su lado bueno), gracias de nuevo por tu visita y tus opiniones.

Saludos.


Muchas gracias, MJ, cuánto me alegro de que te haya gustado :)

A mí los niños buenos me inspiran mucha ternura. Los malos me dan mucha lástima.

Gracias de nuevo y un beso.



Es verdad, Bubo, y a mí desde luego me resulta inevitable.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hay más cosas que echar en cara al "Arquitecto" que por la que felicitarle...tantísimas cosas: tanto dolor, amargura y desilusiones, tanto miedo y tanta angustia...

Conxita C. dijo...

Qué bonito Ángeles, qué gran manera de vivir, agradeciendo todo lo bueno que hay entre nosotros, sabiendo mirar. Gracias compañera por este soplo de aire fresco que alivia tanta carga de negatividad, de ira y de prisas.
Saber mirar, saber agradecer, saber vivir... Me ha encantado. Hasta prontito.

RECOMENZAR dijo...

que bonito y bello escribes

Ángeles dijo...

Sí, Anónimo, en el mundo hay mucho dolor y mucho por lo que lamentarse, de eso no hay duda; pero yo, a pesar de las penas (las ajenas y las propias), no puedo evitar que todo lo bueno y bello que también hay me dé felicidad, y por lo tanto me siento agradecida.

Gracias por tu comentario.


Muchas gracias a ti, Conxita, como siempre. Me alegra mucho lo que dices.
Hasta prontito :)


Gracias, Recomenzar, qué amable eres.

Amapola Azzul dijo...

Lindísimo homenaje.

Besos.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, Amapola Azzul :)

Besos.