lunes, 18 de enero de 2021

Piedras preciosas

Cada vez que me encuentro con una palabra desconocida me llevo una alegría, como el  buscador de oro que descubre una pepita en su cedazo.

Porque las palabras son las piedras preciosas que forman el tesoro de un idioma, y al igual que los valiosos minerales se ocultan bajo el agua, entre la arena o en las paredes de una cueva, con frecuencia las palabras permanecen  también ocultas, calladas, discretas, entre las páginas de los diccionarios y de las obras literarias. Y de la misma manera, de vez en cuando asoma alguna, surge inesperadamente y nos sorprende con su destello.

De las palabras que me han sorprendido en los últimos tiempos, me llamó la atención  de manera especial una de ellas en particular, que tanto por su sonido como por su significado me pareció un diamante perfecto.

La palabra era licnobio, que, como quizá sepan ustedes, denomina a una persona que vive con luz artificial, "haciendo de la noche día", según la poética definición del diccionario de la RAE. Es decir, la persona que duerme de día y realiza sus actividades por la noche, con luz artificial. O sea, como un noctámbulo, un nocherniego, un noctívago. O un vampiro, si me permiten la broma. 

Pero aparte de su significado y su sonido, también  me resultó muy interesante  la etimología de esta palabra,  que incluye específicamente  la referencia a la luz artificial. En efecto, licnobio proviene del griego lychnóbios, formado por lychnos, lámpara, y bios, vida.

También me gustó mucho saber que las lámparas o candiles con los que se alumbrarían los licnobios en la antigua Grecia se denominan luchnoi, que, al igual que lychnos procede del indoeuropeo leuk, y que  sin duda tiene mucho que ver con nuestra  luz.

Así que del mismo modo que el aventurero se enriquece con el oro que encuentra en el río, yo me siento más rica cada vez que añado una palabra nueva a mi vocabulario personal. Porque con cada palabra se amplia mi horizonte, se agranda mi mundo y se ensanchan mis pensamientos.  


pixabay.com



 

17 comentarios:

buhoevanescente dijo...

Hola que tengas un muy buen año! Hermosa entrada como acostumbras poniendo musica y colores a las palabras.
Gracias, saludosbuhos!!

TORO SALVAJE dijo...

No conocía esa palabra.
La primera vez que la leo.

Me encanta ese entusiasmo que te produce.

Besos.

Macondo dijo...

Te agradezo doblemente la palabra, en primer lugar porque la desconocía y en esgundo porque puedo aplicármela. Soy un poco licnobio.
Gracias.

MJ dijo...

Me gustan estas entradas sobre palabras casi desconocidas y como investigas sobre ellas... y aún son mejores cuando añades cosas tan bonitas como que "las palabras son las piedras preciosas que forman el tesoro de un idioma". Y, desde luego, debe ser una palabra especial para que la RAE se ponga tan poética.
Pero lo que más me ha gustado es ver que una palabra tan preciosa cómo "luz" haya cambiado tan poquito desde el indoeuropeo. Gracias por ese detalle.

Rick dijo...

Hermosa palabra, hermosa etimología y hermosa manera de contarlo. Ni idea tenía de sus existencia, por supuesto.

Muchas gracias de parte de este licnobio vocacional, que lo es.

Rodión dijo...

Una gozada leerte, Ángeles, pues transmites pasión por la filología y, como dices, las palabras dan forma a nuestro pensamiento.

No se me olvidará el 'licnobio' (y esto lo escribe otro vampiro ocasional), como tampoco, por cierto, el 'cedazo', que tampoco conocía, y lo he relacionado fonéticamente con 'regazo'.

Aparte, tiene un fuerte interés ese indoeuropeo... Imagino que habrá expertos que más o menos lo han podido reconstruir hasta cierto punto, acercarse a él a través de las lenguas que han procedido de tan remota lengua común. Dicho de paso, me hace gracia cuando, desde mi tierra suelen vender el euskera como un idioma privilegiado por ser ajeno al indoeuropeo, junto con el magiar y poco más: supongo que hay en esa reivindicación una parte de verdad y una parte algo impostada por el nacionalismo, pues el euskera batua actual se ha fijado hace muy poco tiempo en base a dialectos autóctonos. Pero, incluso si no tenemos eso en cuenta, ha recibido influencias del castellano y otras lenguas a lo largo de los tiempos. No me hagas mucho caso, porque no soy ningún entendido en el tema.

Beauséant dijo...

Te entiendo perfectamente, cuando encuentro una palabra nueva, vuelvo sobre ella, la dejo deslizar por la boca e intento memorizarla, algo que pocas veces logro...

Para mi no son piedras preciosas, son un ovillo, tiras de ellas y, como te ha pasado a ti, salen cosas nuevas, historias, otras palabras, todas enredadas una tras otra como un ovillo perfecto.

Anónimo dijo...

¡Pobres licnobios a los que cada vez les cuesta más su licnobia por el alza continua del precio de la "luz... ¿llegarán a extinguirse

JuanRa Diablo dijo...

Esta noche, al apoyar la cabeza en la almohada, voy a pensar: Hoy he aprendido lo que significa "licnobio" (y entonces apagaré la luz xD)

Hay que reconocer que es una palabra bonita, un pequeño tesoro, como bien has dicho, y que además tiene un origen brillante.

Me ha llamado la atención la definición que da la RAE. Es verdaderamente poético eso de "haciendo de la noche día". Al académico que lo escribiera se le debió ensanchar un poco el alma, ¿no crees?

Javier dijo...

Me ha flipado la palabra. Y tanto más porque también siento una extraña fascinación por los palabros.

Ángeles dijo...


Muchas gracias por tus palabras, buho. Y feliz año para ti también.

Saludos!


Gracias, Toro. Me alegra que no conocieras la palabra, así a lo mejor también tú has tenido sensación de descubrimiento.

Besos.


Gracias a ti,Macondo. Me alegro de que te resulte útil la palabra, así tienes otra forma de referirte a ti mismo ;)


Gracias, MJ, me alegra mucho que te haya gustado la entrada y la palabra :)

No creas, no es la primera vez que me encuentro en el DRAE una definición un tanto lírica. Se ve que tienen un lexicógrafo con alma de poeta :D

Yo también pensé en lo bonito que resultaba que algunas palabras conserven una forma muy parecida a la que le dio origen. Son como fósiles vivientes, ¿no te parece?


Muchas gracias, Rick. Me alegra mucho lo que dices.

Y además de licnobio vocacional eres filólogo de espíritu, que lo sé yo :D

Ángeles dijo...


Muchas gracias, Rodión, qué amable eres siempre.

Ya veo que hay por aquí unos cuantos licnobios (o vampiros :D), y la verdad es que no me sorprende.

Es interesante lo que dices sobre el euskera y su misterioso origen, aunque desde luego no es la única lengua que no procede del indoeuropeo. A mí me hace gracia también cuando se pretende dar a una lengua un prestigio especial, o se la considera más bella, o más rica, que otras. Esos son conceptos muy anticuados, decimonónicos, que con los conocimientos de la lingüística moderna no se sostienen. Y no me hace gracia, sino que me fastidia, que la política se adueñe de algo y lo convierta en elemento de diferenciación.

Y ya que te ha llamado la atención el cedazo, no puedo resistirme a dejarte
esto, a ver si te gusta.

Gracias.


Qué bonito lo que dices, Beauséant, de cómo "paladeas" las palabras.
Y esa imagen de las palabras como un ovillo la he utilizado yo misma alguna vez, aquí en el blog, así que me parece interesante que tú lo veas así también.

Gracias.


Espero, Anónimo, que los licnobios no lleguen a extinguirse por los precios de la luz :D ¡Sería la cosa más prosaica del mundo! En todo caso, siempre podrán recurrir a la lámpara de aceite, al candil y la vela, como sus ancestros.
Aunque, ahora que lo pienso, habría que inventar el ordenador a gas :D


Qué bonito, JuanRa, eso de dormirse recordando las palabras que hemos aprendido ese día, para que iluminen nuestra noche :p

Sí, la definición del diccionario es muy bonita, a tono con la palabra que define, pero lo que dices tú también tiene su poesía.
Oye, no serás tú el lexicógrafo poeta de la RAE, ¿no? :D


Qué bien, Javier, me congratula lo que dices.

Un saludo.


José A. García dijo...

Dentro de unos años con esto del cambio climático todos los seremos...

Saludos,

J.

Conxita C. dijo...

Hola Ángeles. Desconocía la palabra y me ha sorprendido y encantado a partes iguales esa definición tan poética de la RAE. Desde luego a licnobio no lo hubiera relacionado para nada con el noctámbulo y sí con algo más relacionado con la biología, supongo por el bios, que también me has recordado que significa vida y también la importancia de conocer de dónde vienen las palabras.
Una auténtica joya tu entrada y tu pasión por las letras.
Besos

Ángeles dijo...

José A. García, dentro de lo tragico, me parece poético lo que dices.

Saludos.


Hola, Conxita. Me alegro de que te hayan gustado tanto la palabra como su definición.
Muchas gracias por tus palabras :)

Besos.

Jo dijo...

Que genial aprender leyendo a otras personas que hacen lo mismo o tienen lo mismo (inquietud) ;) y a sabiendas que aunque pareciera que estos bloggeros somos lo mismo agradezco que sienpre es todo un mundo por descubrir desde vidas, anecdotas o palabras :)

Gracias por compartir

Ángeles dijo...

Es cierto, Jo, es estupendo aprender y descubrir cosas leyéndonos unos a otros.

Gracias a ti por tu comentario.