viernes, 4 de agosto de 2017

Juego veraniego


Imaginen ustedes una historia, un cuento clásico en el que un niño sube al desván de su abuela y empieza a curiosear entre los trastos que encuentra allí. Al lado de una mecedora y de una lámpara de pie, el niño ve un baúl. Como es lógico, lo abre, y dentro, entre vestidos y libros antiguos, encuentra un juguete de lata. El juguete está oxidado, pero conserva sus colores y además tiene puesta una llave en forma de corazón. El niño le da un poco de cuerda y descubre que el juguete sigue funcionando, que se mueve y suena. Lo mira, lo observa, sonríe ante lo curioso que le resulta y se entretiene un rato. Entonces lo vuelve a guardar en el baúl. Quizá no vuelva a usarlo nunca, pero le gusta saber que está allí. Y sabe que, si quiere, podrá volver a cogerlo, enseñarlo a sus amigos y volver a jugar con él.

Lo que quiero proponerles hoy a ustedes es que juguemos con unos juguetes antiguos y algo oxidados, esos que hemos ido sacando de un baúl de vez en cuando y que ahora están repartidos por el blog como juguetes por el suelo de un desván.
Me refiero, claro, a esas palabras raras y olvidadas que han ido apareciendo por aquí en diferentes ocasiones y que nos han llamado la atención con sus peculiares formas y significados. Son juguetes del viento raros, es decir, palabras un poco extrañas como semicupio, infusorio, apotropaico, bibliótafo

En fin, la propuesta consiste en concreto en que elijan ustedes al menos dos palabras de la lista que les doy a continuación; y que esas palabras las utilicen en un breve texto (digamos entre 50 y 80 palabras, un párrafo similar a éste) que habrán de escribir dando muestra una vez más de ese ingenio, gracia y creatividad que caracteriza a los lectores de este blog. Y el texto podrá tener cualquier carácter (cómico, serio, fantasioso, realista, narrativo, biográfico, ensayístico…).

Son palabras raras, es verdad, y es difícil que podamos incluirlas en nuestras conversaciones. Así que el objetivo del juego es precisamente ése: sacarlas del diccionario y darles un poco de cuerda, para ver que siguen funcionando y entretenernos un rato con ellas. Además de los textos que escriban, creo que también resultará interesante ver qué palabras escoge cada uno. Puede que incluso descubramos que alguna es la favorita de la mayoría, o todo lo contrario.
  
Ésta es la lista de palabras que les propongo, y en caso de que quieran saber más detalles sobre ellas, cada una es un enlace a la entrada que le dedicamos en su momento:

-infusorio (célula o microorganismo que tiene cilios para su locomoción en un líquido)

-congrua (renta mínima que se paga a un clérigo para su subsistencia) 
  
-semicupio (bañera de medio cuerpo, baño de asiento) 

-giróvago (vagabundo; derviche) 

-eutrapelia (la virtud que modera el exceso  de las diversiones o entretenimientos;  la gracia inofensiva, el juego inocente; conversación amable y amena) 

-icástico (que representa o imita la realidad tal como es, como en el arte realista; lo opuesto a lo fantastico) 

-polímata (sabio, persona de grandes conocimientos de diversas materias)

-concinidad (armonía, elegancia, belleza de estilo, equilibrio)

-numinoso (aquello que nos sobrecoge y nos inspira; lo que nos da miedo y a la vez nos fascina, nos causa temor y al mismo tiempo nos atrae) 
  
-inconsútil (sin costuras, uniforme, sin fisuras) 
  
-apotropaico (aquello -palabras, amuletos, gestos, ritos- que se cree que aleja el mal o propicia el bien) 
  
-bibliótafo (persona que posee libros valiosos y los esconde y oculta a los demás)


Como siempre, pueden dejar sus textos en los comentarios a esta entrada o enviármelos al correo, durante los próximos quince días, es decir, hasta el 19 de agosto inclusive. Yo misma escribiré también un texto y en la próxima entrada los publicaré todos para regocijo general. 
Y como siempre, muchas gracias a todos por su interés.


juguetes antiguos old toys

18 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Anda yaaaa.... deberes a mi edad?????

Jajajja

Bueno, lo pensaré, pero yo escribo poemas y no creo que alguna de esas palabras puedan ser incrustadas en un poema sin que suene a algo artificial.

Si no lo hago me castigaras cara a la pared?

Besos.

Macondo dijo...

Aunque sus órdenes sagradas no le hubieran obligado, su entrapelia le impedía llevar una vida licenciosa. No obstante le resultaba ofensivo recibir una congrua más propia de un giróvago que de un polímata como él. Nadie se rasgaría las vestiduras porque al menos una vez al mes pudiera permitirse dejar tranquila al ama, para acudir al burdel a catar las prietas carnes y la concinidad de mujeres más jóvenes.

Sara dijo...

A Teresa le ha crecido en el vientre un oso panda. Quizá sea hijo de un giróvago, porque, desde luego, Daniel "no sabe y no contesta".
Cuando llegue el momento del alumbramiento, Teresa ha pensado en un semicupio. Y si ya lo del oso panda había sido la comidilla de familiares y allegados, lo del semicupio, ni te cuento.
Menos mal que llegó el polímata tío Luis y dijo: "Ya está, lo que pasa es que el oso panda es un infusorio".

Muchas gracias, Ángeles, por este juego veraniego tan divertido. ¡¡¡Me lo he pasado genial!!!

Besitos.

Ángeles dijo...


Vaya, Toro, la idea no es que fueran deberes, sino recreo :D

Y, en serio, creo que con algunas de estas palabras serías capaz de escribir un poema numinoso. Apotropaico incluso.

Si no, claro, de cara a la pared :D

Besos.


Tu texto es estupendo, Macondo. Se te nota el oficio, la soltura en el manejo de las palabras y el de la sátira. Muy bien construido.

Felicidades y gracias por jugar.


Sara, te ha quedado un texto surrealista y hasta dadaísta, diría yo. Muy apropiado, de hecho :D
Pero lo mejor es que te hayas divertido, que es el principal objetivo de este jueguecillo.

Besos y gracias!

Marisa C. dijo...

Me he pasado en unas poquitas palabras, espero que me perdones:
Él se acercó muy despacio hacia ella. Esa concinidad suya la desarmaba; pocas veces había visto tal seguridad en uno mismo, tan aplastante, tan opuesta a lo que ella vivía cada día. El la cogió de la mano y la descarga eléctrica recorrió todos los impulsos de su cuerpo, y fue entonces cuando comprendió que caería rendida debido a lo numinoso de aquel personaje.

Abrazos y gracias por tu idea, ;D.

Chaly Vera dijo...

Indara sentada en el semicupio refregaba su bajo vientre para sacarse con agua y jabón la sensación que aun sentía cuando un giróvago al cruzarse con ella en la calle alargo una mano y le acaricio su zona prohibida, Indara aún recuerda el numinoso que su abuela le pronostico cuando aquello sucediera.

Un beso

Ángeles dijo...

Vale, Marisa, te perdono :D
Menudo galán has creado, numinoso y con concinidad. Un héroe romántico de los de verdad!

Abrazos y gracias a ti por participar.


Chaly, tu texto tiene trazas de realismo mágico, o eso me parece a mí.

Un beso, y gracias por jugar.

JuanRa Diablo dijo...

Perfecto! Me atrae mucho la propuesta y en breve me pondré a jugar con algunos de estos juguetes.
Por cierto, el último que los recoja, que no se vayan a quedar por el suelo.

Ángeles dijo...

JuanRa, seguro que se te da bien el juego, ya estoy deseando ver el resultado.
Gracias!

Bubo dijo...

La numinosidad de la mujer lo llevo al baño. El polímata entró desnudo en el semicupio. Buscaba el placer, el saber que no encontró como bibliótafo. Agarraba con su mano izquierda el medallón de una cruz apotropaica mientras se santiguaba con la derecha. Cuando la mujer comenzó a bañarlo los insusorios de su semén comenzarón a nadar por el agua.
Supo en ese momento que la eutrapélica vida que había conocido había llegado a su fin.




Bueno... me ha encantado el juego, los relatos anteriores y conocer el significado de las palabras. Algunas espero no volver a usarlas nunca (odio las bañeras tipo semicupio) otras van a ser de día a día: tengo una novia eutrapélica. Seguro que olvidaré muchas y las que recuerde espero "colarlas" concinidadamente en las conversaciones sin ser petulante.

MJ dijo...

¡Ay! Tu entrada me ha traído a la memoria la llave en forma de corazón de la preciosa película "La invención de Hugo" :-)
Lo he tenido que pensar, pero aquí está mi pequeña aportación:


Para muchos no era más que un giróvago, pero debajo se escondía un auténtico polímata. No le importaba lo que pensaran los demás, era feliz sabiendo que ella percibía su concinidad, que le inspiraba lo numinoso, por eso cuando se cruzaban por la calle, lo saludaba con gesto apotropaico.

Ángeles dijo...


Qué bien, Bubo, me alegro mucho de que te haya gustado todo. Y de que tengas intención de usar algunas de estas palabras. Seguro que quedas como un polímata ;)

Tu texto me suena como a historia medieval, como a novela gótica con monje.
Muchas gracias por participar.


Pues no me acordaba yo de esa película, MJ, y desde luego no habría recordado un detalle como el de la llave. Te felicito por tu memoria.

Muchas gracias por tu “pequeña aportación” ;)

JuanRa Diablo dijo...

El polímata bibliótafo se sentía satisfecho observando los libros de su desván. Después de ocupar todas las estanterías, había continuado colocándolos por el suelo e incluso en el interior del semicupio de latón. Allí guardaba la primera edición de Viaje al centro de la tierra.

*****

- ¿Qué me dices, Gertrudis, qué te parece mi ático? ¿No sientes la concinidad que desprende?
- Sí, la concina es muy numinosa
- Querrás decir luminosa
- Ay, Eutrapia, nunca llegaré a tu altura.

guille dijo...

Prueba uno: Oye te dejo, luego hablamos, me voy a pegar un infusorio en la semicupio.

Prueba dos: Como te sigas portando mal te voy a dar una congrua que te hará dar dos girovagos y te dejará icastico.

Prueba tres: Yo soy un eutrepelico debido a mi legendaria polimetía y eso fomenta mi concinidad.

Prueba cuatro: Unas bragas inconsutiles me producen una sensación numinosa.
(Vaaaaaaale, quitamos la parte miedo).


Y que si algunas palabras las he usado como suenan y no como dicen.

Ángeles dijo...

JuanRa, supongo que un texto es tuyo y el otro de tu alter ego.
Deja que adivine: el del polímata que guarda una primera edición de Verne en un viejo semicupio de latón es de tu otro yo. Solo a él se le puede ocurrir manchar de óxido un ejemplar tan valioso.

Y qué finas la señora Gertrudis y la señora... ¿Eutrapia? :D

Gracias por participar.


A ver, Guille, yo sé que lo de seguir las reglas no es lo tuyo, pero esto es el remate del tomate :D

Como entre las cuatro pruebas llegas a 57 palabras, el jurado da por buena tu participación en cuanto a extensión. Pero sigue deliberando sobre si lo de usar las palabras a lo loco se puede consentir o no :D

Thank you.

guille dijo...

En la 3 y la 4 las palabras están bien usadas.

Y en la dos, si no se han creado para ser usadas así tendré que pensar que quien las definió no era demasiado polímata.

Anónimo dijo...

Pues si te digo que tiene Veinte mil leguas de viaje submarino sumergido en la bañera...
JuanRa

Ángeles dijo...


Guille, no sé si sería muy polímata o no, pero desde luego menos creativo que tú sí que debía de ser.

JuanRa, controla un poco a ese otro tú, haz el favor :D