viernes, 22 de mayo de 2020

Ricos para siempre


Estos días vuelvo a leer los ensayos literarios de Robert Louis Stevenson.

Stevenson escribe sobre hombres muy interesantes e inteligentes, sobre grandes autores de la literatura europea y norteamericana (Poe, Hawthorne, Victor Hugo, Balzac, Montaigne, Robert Burns,  Shakespeare...), y analiza sus obras y sus pensamientos con tal agudeza y penetración que a mí me parece que él, el propio Stevenson, es el más inteligente de todos.

En uno de los ensayos, por ejemplo, compara a Thoreau con Walt Whitman, y dice que sus filosofías, tan dispares, son similares en el fondo. De Thoreau dice que persigue la superación, que es maleducado y rudo; de Whitman, que persigue la felicidad, le gusta comunicarse y ama a los demás; que mientras Thoreau vive dedicado a la superación y la mejora, el hombre feliz (Whitman) rezuma bondad y nos ayuda a vivir a los demás.
Y si siendo tan dispares, son, como dice Stevenson, similares, entonces entiendo por qué me gustan los dos.

También compara a Dickens y Thackeray respecto a una cuestión muy concreta de su literatura. Pero tampoco aquí hay ganador ni perdedor: su juicio es ecuánime, otorga a cada uno lo que le corresponde.  En cambio nosotros, los lectores, sí que ganamos: ganamos una visión de las cosas que probablemente se nos escaparía, y unas ideas que enriquecerán nuestras lecturas y les darán profundidad, con todo lo que esto implica.

Los libros nos cambian, y de eso habla también Stevenson, refiriéndose a la ficción. No sé si él pensó alguna vez que sus propias obras de ficción formarían parte de ese olimpo literario que él analizaba con tanta pasión. Pero es probable que no llegara a imaginar que sus otras obras, sus ensayos, serían para algunos de nosotros una fuente de conocimiento y de placer igual de provechosa, grata y estimulante.

Y es que hay libros que yo imagino como cofres del tesoro, de esos que los piratas entierran en islas perdidas, y que contienen no perlas ni diamantes ni monedas de oro, sino las ideas y las palabras de los mejores hombres que han pisado el mundo.
A veces cuesta descubrir dónde están, pero cuando damos con ellos, sentimos que ya somos ricos para siempre. 



isla del tesoro



14 comentarios:

Albada Dos dijo...

la ficción es le género que más se adopta, porque imaginar, crear desde una la mente, es muy tentador siempre.

Un abrazo y gracias por compartir.

TORO SALVAJE dijo...

No lo he leído.
Lo he buscado y ya lo tengo.
Lo leeré.
Has despertado mi curiosidad.

Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Lo tengo y no lo puedo abrir... es un archivo digital, grrrrrrrr

Seguiré buscándolo.

Macondo dijo...

"Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de biblioteca" (Jorge Luis Borges).

Ángeles dijo...

Sin duda, Albada, es como dices; el ser humano tiene una tendencia innata a la creación.


Toro, me alegro mucho de que hayas sentido curiosidad. Seguro que el libro no te defrauda (otra cosa son los archivos digitales :D).

Espero que puedas leerlo pronto.
Besos.


Parece, Macondo, que "algunas veces" Borges tenía grandes ideas :D

JuanRa Diablo dijo...

Siempre tan generosa. Sé que los tesoros que encuentras nunca vas a enterrarlos en ningún lugar secreto. De hecho sueles dejar monedas de oro por el blog para que sus destellos nos llamen la atención y vayamos también en busca de los maravillosos tesoros de la Literatura.

Beauséant dijo...

A veces, algunos, ven a la ficción como un género menor... a mis los piratas de Stevenson llenaron una infancia que no era gran cosa, así que siempre estaré agradecido.

Ángeles dijo...

No es generosidad, JuanRa, es puro egoísmo, porque cuando algo me gusta y lo comparto, lo disfruto el doble. Y yo soy muy partidaria de disfrutar el doble :D


Beauséant, sentir gratitud por un autor, por un libro, por un personaje, es una sensación maravillosa.

Y si alguien considera que la ficción es algo menor, ¿es que considera la literatura algo menor?

Bubo dijo...

Hace poco alguien lo recomendó. La verdad es que no veía a Stevenson como ensayista y me encantó. Lo he ido dosificando como las hojaldrinas de enero.

f dijo...

justo hace unos días me hacía con la isla para releerla...

pero ensayos no creo.

abrazo

Ángeles dijo...

Qué bueno, Bubo, me alegro mucho de que lo hayas disfrutado. Y nada menos que como las hojaldrinas en enero! :D


f, qué grata sorpresa verte de nuevo por la blogosfera!

precisamente Stevenson habla en sus ensayos también de su propia obra, y del proceso de creación de "la isla". Que la disfrutes!

Un abrazo.

Conxita C. dijo...

Me he imaginado perfectamente ese cofre del tesoro Ángeles y qué gran tesoro compartir estas ideas y reflexiones de estos sabios. Es tan satisfactorio cuando encuentras uno de estos libros, sí, realmente te sientes como que has ganado un gran tesoro.
Gracias por compartir "tu tesoro" y ahora al escribirlo me he acordado de Gollum y su tesoro y me ha hecho sonreír.
Besos

Ángeles dijo...

Es verdad, Conxita, tan grato y enriquecedor es encontrar uno de esos tesoros como compartirlo.

Jaja, no me había acordado de Gollum, y ahora también me río yo también.

Gracias a ti. Un abrazo.

Marisa C dijo...

¡Cuánto me gustaría encontrarme un tesoro como este! Últimamente no dejo de excavar, pero sin demasiada suerte. Abrazos.