domingo, 2 de diciembre de 2018

Cóctel de títulos



Quizá recuerden algunos de ustedes un juego al que hemos jugado en ocasiones anteriores. Consiste la cosa en mezclar títulos de libros para obtener títulos nuevos. Como quien mete varios ingredientes en una coctelera para obtener un combinado.

Por ejemplo, si mezclásemos La casa de los veinte mil libros, de Sasha Abramsky, con La nieta del señor Linh, de Philippe Claudel, obtendríamos La casa del señor Lihn. O si combinásemos Noches en el Alexandra, de William Trevor, con Una ciudad asediada, de Margaret Oliphant, el resultado sería Noches en una ciudad asediada.

Y quiza recuerden también que la primera vez que jugamos a esto, los títulos inventados nos hicieron imaginar qué libros podría haber detrás de ellos, qué historias podrían contar esos libros inexistentes. 
De modo que en posteriores entradas pasamos a la acción, pero no sólo imaginando argumentos para nuevos títulos inventados,  sino además añadiendo un juego de adivinanzas.

Y eso es lo que vengo a proponerles hoy de nuevo. Yo les daré tres títulos inventados a partir de seis títulos verdaderos, y a cada uno de los títulos inventados le adjudicaré un argumento, una historia. Pero de esos tres argumentos, dos son inventados  por mí, y uno corresponde a una novela real, existente y verdadera. Por lo tanto el juego consiste en que ustedes intenten descubrir cuál de esos tres argumentos es el real.
No pretendo, claró está, que reconozcan ustedes la historia y me digan a qué obra pertenece. Se trata simplemente de adivinar.
Y creo que también sería interesante que dijeran ustedes cuál es su argumento favorito, así podríamos saber si los inventados resultan suficientemente atractivos como para que pudieran ser una novela verdadera.

Así que si les apetece jugar, y yo espero que sí, éstos son los títulos que han surgido de mi coctelera literaria y el argumento que he adjudicado a cada uno. En esta ocasión, como peculiaridad, los tres tienen el nexo común de una niña que llega a una nueva casa. Espero que les gusten:

-Combinando Diario íntimo de Sally Mara, de Raymond Queneau, y La vida ante sí, de Roman Gary, obtuve Diario íntimo de la vida.

Ésta podría ser la historia de una niña que ha perdido a sus padres y ha de ir a vivir a casa de unos familiares. Su abuela, una mujer dominante y severa, dirige la vida de los demás miembros de la familia y tiene influencia en otras personas de su entorno. La niña observa y analiza a su modo las actitudes  y comportamientos de las personas cercanas, familiares y vecinos; y poco a poco va descubriendo los secretos del mundo adulto, al que sabe que pertenecerá dentro de no mucho tiempo y del que no quiere formar parte.

*** 
-La mezcla de La librería ambulante, de Christopher Morley, y Una vida, de Maupassant, dio lugar, claro,  a Una vida ambulante.

Esta novela podría tratar de un anciano y su nieta de seis años, que han dejado su vivienda anterior y  acaban de instalarse en un pequeño  apartamento de la ciudad. El anciano no tiene amigos y su única compañía es su nieta.  La niña es tan graciosa y tan sociable que en poco tiempo se gana el afecto y la simpatía de los vecinos, de sus compañeros de escuela y de su maestra. Gracias a eso el abuelo también se vuelve más sociable, menos solitario y más alegre.
Pero con el tiempo las cosas empiezan a cambiar:  la maestra y los vecinos sospechan que algo extraño ocurre, porque la niña, en tres años, no ha cambiado nada en absoluto, y en vez de nueve años sigue aparentando seis. Entonces el abuelo decide que es el momento de volver a mudarse.

***
-Por último, al mezclar El vestido azul, de Michèle Desbordes, y Memorias de un tramposo, de Sacha Guitry, surgió Memorias de un vestido azul.

Aquí podríamos tener la historia de una niña que encuentra un vestido azul en el desván de la nueva casa a la que se ha mudado su familia. Pero no es lo único que encuentra, porque al sacar el vestido del baúl ve que entre los pliegues de la tela hay un libro. En realidad el libro es un diario, en el que alguna otra niña, tiempo atrás, fue anotando lo que le ocurría, lo que hacía, veía, pensaba y aprendía cada vez que llevaba puesto ese vestido azul.
Nuestra protagonista decide hacer lo mismo que la anterior dueña del vestido,  y descubre que cada vez que se pone ese vestido ocurre en efecto algo digno de anotar en el diario.

***

Espero sus respuestas. Muchas gracias por participar.




21 comentarios:

Sara dijo...

No sé por qué tengo el pálpito de que la historia real, aunque parece sin desarrollar, puede ser la primera. En cambio, la que más me ha gustado ha sido “Una vida ambulante”. A ti te atribuyo totalmente la autoría de “Memorias de un vestido azul”, porque sé lo mucho que te gusta escribir, el color azul… Mira que si, después de todo, me equivoco… El caso es que lo pasamos tan bien adivinando que se me olvidaba que tú te lo pasas aún mejor inventando.

Millones de besos, Ángeles.

Macondo dijo...

La primera historia —o parecida— me suena de haberla leído, pero un libro cualquiera sino en este mismo blog. Eso no me indica que tenga que ser la verdadera, ni una de las falsas.
Los argumentos me atraen los tres, pero si tuviera que decidirme por uno me decantaría por el segundo.

Macondo dijo...

Perdón, que no he dicho por cual me inclino como argumento real. Diré que por el primero.

chafardero JM dijo...

Pues a mí Diario íntimo de la vida me parece un argumento interesante, y si no se ha hecho novela se lo merece. A ver quién se pone manos a la obra.

Albada Dos dijo...

El primero me parece plausible, la verdad

Buena iniciativa . Un abrazo

JuanRa Diablo dijo...

Con Los divertidos juegos de Ángeles y ¡Voy a por ello! se forma ¡Voy a por Ángeles! :D

El título que más me atrae es el de Memorias de un vestido azul, pero no es esto lo que nos pides sino cuál puede ser el argumento real, el que existe. Y yo diría que es el de Una vida ambulante, porque me parece fabuloso y muy atractivo. ¡Si te lo has inventado, te obligaré a desarrollarlo!

También me atrae el tercero, el del libro entre los pliegues del vestido, pero este sí que creo que es invención. ¿O no?

¡Creo que eres la única que tiene la osadía de engañar al diablo!

Conxita Casamitjana dijo...

No tengo ni idea de qué historia es la real pero las tres me han parecido de lo más apetecibles y si no están desarrollados como dice el diablo antes de mi, deberías hacerlo.
A mi me ha gustado especialmente la tercera, uy me ha parecido de lo más sugerente, esa niña y ese vestido y las cosas que pueden pasarle, me encantó.
Así que aunque esta vez ando perdida y no tengo ni idea de cuál es el argumento correcto, me ha encantado jugar.
Besos

Chaly Vera dijo...

Voto por la primera historia

Saludos

guille dijo...

¿Y la mezcla cambiada?

La vida intima.
El segundo no da mucha opción de cambio.
El vestido tramposo.

Ahora al juego: Como siempre creas argumentos muy interesantes.

Para llevar la contraria -y equivocarme como siempre- apuesto por el vestido azul como historia ya escrita.

Rick dijo...

Pues a mí me parecen perfectamente verosímiles los tres asuntos para crear una novela, y no sabría decir cuál de ellos se ha escrito ya. Eso sí, el de "La vida ambulante" parece el reverso siniestro de Heidi. O en un tono parecido,la niña del primer relato podría ser la hermana de Peter Pan...

Y el tercero tiene tantas posibilidades literarias como los dos anteriores, así que vaya usted a saber. Tal vez este último tiene además una mayor potencialidad cinematográfica, o me lo parece a mí, pero los tres pueden ser la base para una buena historia.

Ángeles dijo...


Sara, tienes toda la razón en que yo me lo paso muy bien inventando estos argumentos, y me alegra muchísimo que vosotros lo paséis bien jugando a adivinar.

Veo que has analizado cada argumento y que has elegido según ese análisis, que, al margen de que aciertes o no, me parece muy coherente.

Dentro de unos días sabremos la solución. De momento apunto que votas por Diario íntimo de la vida como novela real y que tu favorita es La vida ambulante.

Muchas gracias por jugar y muchos besos.


Macondo, tienes razón en que ha aparecido en el blog un argumento parecido al primero, con una nieta y una abuela dominante. Se trataba de una novela de Edith Olivier que utilicé para otro de nuestros juegos. Qué buena memoria tienes!

Queda a notado que tu argumento favorito es el de Una vida ambulante y que el verdadero para ti es el de Diario íntimo de la vida.

Muchas gracias por jugar.


Anotado tu voto, charfardero.
Gracias!


Gracias por participar, Albada, y me alegra que te haya gustado el juego.
Abrazo!



JuanRa, apunto tu voto para el vestido azul como favorito y para la vida ambulante como argumento verdadero.
Dentro de unos días veremos si he conseguido engañarte o no. Y espero que sí, porque eso de “voy a por Ángeles” dicho por el diablo da mucho miedo :D


Conxita, me alegra mucho que los tres argumentos te hayan gustado como para desear que sean novelas reales.
Queda anotado que tu favorito es el del vestido azul.
Muchas gracias por jugar.
Besos.


Chaly, me alegra verte de nuevo por aquí.
Queda anotado tu voto, y gracias por participar.


Sí, Guille, algunos títulos se podrían combinar de forma diferente de como los he combinado yo, aunque siempre cuido de no modificar la forma gramatical de las palabras que forman los títulos originales. Y en esta ocasión, en efecto, los títulos elegidos no daban para muchas combinaciones.

Me alegra mucho que los tres argumentos te parezcan interesantes. Thank you!
Queda registrado tu voto para el vestido azul. Pronto veremos si te equivocas o no, aunque eso es lo de menos.

Muchas gracias por jugar.


Rick, no se me había ocurrido eso del “reverso siniestro de Heidi” :D y me ha encantado.
Es verdad que la niña del primer relato podría ser una hermana de Peter Pan, pero es que la del segundo parece haberlo puesto en práctica ;)

Tampoco se me había ocurrido pensar en las posibilidades cinematográficas del vestido azul, pero ahora que lo dices, estoy de acuerdo.

Me alegra que te hayan gustado los tres.
Gracias!

Beauséant dijo...

Me encanta la gente con tanta imaginación como tu me alegra los días ;)

(en especial cuando salen grises y previsibles como el de hoy)

Ángeles dijo...

Pues a mí, Beauséant, me encanta que venir por aquí te alegre el día :)

Gracias (y espero que ya haya salido el sol).

TORO SALVAJE dijo...

Tú no eres sencillita, verdad?
Anda que la prueba se las trae...

Pero bueno... a ver... a mí el argumento que más me gusta es el primero, además es el que me parece más rico en emociones.

Apuesto por él.

Besos.

Ángeles dijo...

Toro, muy interesante tu visión del primer argumento.
Anoto tu apuesta.

Besos y gracias.

TORO SALVAJE dijo...

:)

MJ dijo...

¡Otro juego literario! :-D

Parece que Rick me ha leído el pensamiento porque estoy de acuerdo con él en casi todo.
Los tres argumentos me parecen estupendos para una novela y si solo uno está escrito verdaderamente, puedes ponerte manos a la obra, quizá no como novela, pero sí como relato :-)

Creo que el verdadero es el Diario íntimo de la vida (o podría serlo). Aunque cuando iba leyendo el argumento de Una vida ambulante estaba convencida de que ese era el verdadero, es más, es que creía que era Heidi... Pero no, al ver el último párrafo, me he dado cuenta de que no y, además, me ha dado un poco de miedo. También me ha hecho recordar a esos personajes que no envejecen y que siempre he pensado que seguro que tienen que andar mudándose cada cierto tiempo para que nadie sospeche de ellos, incluso cambiar de indentidad porque es muy cantoso que Fulatino Pérez tenga 230 años... ¿y como consiguen esa identidad falsa?

Y por último me encanta Memorias de un vestido azul. Creo que podría llevarse al cine. Es una historia preciosa... Podría ser verdadera también. Me recuerda (pero en bueno, alegre y fantástico) al Diario de Ana Frank. Pero, deseo que a nuestra niña del vestido azul le pasen cosas buenas o mágicas, un poco como Alicia en el País de las Maravillas (que también iba de azul).
Resumiendo creo que el verdadero es Diario íntimo de la vida y mi preferido es Memorias de un vestido azul (pero que sea de fantasía o de esa imaginación infantil fabulosa que tienen personajes como Pascualito ¿eh?)

Ángeles dijo...

Gracias, MJ, me apunto tu idea de escribir un relato con alguno de estos argumentos inventados.

Lo que te preguntas en tu segundo párrafo es una de las claves de la literatura: cómo solucionar, de forma verosímil, el conflicto que hemos ideado. Y eso es precisamente lo que saben hacer quienes son escritores de verdad.

Me ha hecho mucha gracia tu petición para la historia del vestido azul. Bueno, si es la verdadera no hay nada que podamos hacer; pero si es una de las inventadas, estamos a tiempo de encauzarla a tu gusto :D

Gracias por jugar!

Marisa C. dijo...

Buenos días. Allá voy:
Apuesto, como argumento real, por "Diario íntimo de la vida", pero mi favorito es, sin duda, "Una vida ambulante".
Gracias por despertar siempre nuestra mente. Abrazos.

Metalsaurio dijo...

Buenas!
Yo creo que la primera y la tecera historia (Diario íntimo de la vida y Memorias de un vestido azul) son inventadas por tí, y la segunda, Una vida ambulante, es la real.
Mi preferida es la del vestido azul.
A ver si acierto! :)

Ángeles dijo...

Gracias a ti, Marisa, por participar y por venir siempre con tan buena disposición de ánimo ;)
Queda anotada tu elección.
Abrazos.


Buenas, Metalsaurio! :D
Seguramente mañana mismo veremos si has acertado o no, pero eso es lo de menos.
Gracias por venir a jugar.