miércoles, 10 de mayo de 2017

¿Quién juega? Los resultados


En la entrada anterior propusimos un nuevo juego literario, que consistía en que yo les presentara el argumento de una novela para que ustedes imaginasen un desenlace, un final para esa novela.
Además, podían indicar si creían que dicho argumento correspondía a una novela real o si era inventado por mí, como otras veces.
Y el motivo final del juego es ver  cuál de esos desenlaces  se aproxima más al auténtico (es decir, al ideado por el autor, o por mí, si resultase ser inventado).

De los lectores que han opinado al respecto, *entangled*, Sara, Rick y JuanRa han pensado que el argumento es invento mío, mientras que Lan, Soros, Guille, Anónimo, Holden y MJ creen que corresponde a una novela verdadera.

Y así es, el argumento es de una obra real (y escrita por una mujer, como intuyó *entangled*). Se trata en concreto de la novela titulada As Far As Jane’s Grandmother’s, escrita por la autora británica Edith Olivier en 1928.


Como ya sabemos, la novela narra la historia de una joven, Jane Langdale, que ha vivido prácticamente recluida en casa, feliz en su mundo privado, pero dominada por su autoritaria abuela, la señora Basildon, que vive anclada en el pasado.

Un día Jane acude a  la fiesta de unos vecinos y descubre un mundo completamente nuevo, representado especialmente por el joven Julian, que le ofrece la posibilidad de una nueva vida, lejos de la abuela.
¿Qué hará Jane? ¿Aceptará la propuesta de matrimonio de Julian, o se quedará con su abuela? Si acepta o no, ¿cuáles serán las consecuencias?

Han jugado ustedes muy bien, ideando unos desenlaces muy variados e imaginativos. Esto, por cierto, hace pensar en cuántas  posibilidades diferentes se pueden derivar de un mismo argumento; en las múltiples historias o enfoques a que puede dar lugar una misma idea de partida.


Edith Olivier

En nuestro caso, Lan ha inventado un final muy sorprendente, en el que la joven pasa de ser una persona insegura, sometida a la voluntad de los demás, a casi todo lo contrario.

Y Soros ha imaginado otra transformación drástica, con un asesinato y un cómplice al que ella hace pasar por único responsable, dándole a la historia un tono de thriller dramático que recuerda a clásicos del estilo de Llamada a las doce o Su propia víctima.

También el desenlace de Sara, en el que también la joven acaba con la vida de la abuela para después para asumir su personalidad, hace pensar en un thriller clásico.

Todo lo contrario ha imaginado Guille, que ha pensado en la posibilidad de que nuestra protagonista se desentienda tanto de la abuela como del pretendiente, y se convierta en una joven independiente que vive su propia vida por fin.

Algo parecido propone Conxita, que convierte a Jane en una persona segura de sí misma y que no sólo se procura una nueva vida para ella sino también para la abuela, que se enamora y todo.

Igualmente JuanRa ha optado por darle un final feliz a la historia, con el reencuentro, al cabo de los años, de los enamorados, que por fin pueden vivir su romance.

Y también MJ se ha inclinado por una resolución feliz de la historia, en la que, sorprendentemente, acaban conviviendo  abuela, nieta y marido.

El que ha imaginado Anónimo se puede considerar un final feliz a medias, pues los protagonistas se aman y se casan, pero un secreto que comparten sin saberlo les impide ser verdaderamente felices.

Uno de los desenlaces más imaginativos es el de *entangled*, que vuelve a sorprendernos dándole un vuelco completo a la trama, transformándola en una historia de ciencia ficción en la que  todo lo que ocurre es producto de un estado mental patológico.

Holden también ha imaginado un desenlace de ciencia-ficción, aunque en este caso tendríamos más bien una novelita pulp o un guión de serie b, así de loca y encantadora resulta su historia.

Por su parte, Macondo ha imaginado un final algo triste, en el que Jane nunca consigue liberarse de la influencia de su abuela, ni siquiera tras la muerte de ésta, y sigue viviendo para siempre recluida en la mansión familiar.

Y también Rick ha imaginado que la joven elige quedarse con su abuela y rechaza la posibilidad de una vida diferente que le ofrece su amado, del que en realidad desconfía, contagiada del recelo de su abuela.

Y por fin, ¿cuál es el desenlace verdadero de esta historia? Pues bien, en la novela de Edith Olivier, la protagonista, Jane, no acepta la propuesta de matrimonio de Julian. Duda que pueda  ser feliz lejos de la protección y la seguridad que representa para ella su abuela; además, está segura de que la abuela no dará su consentimiento para la boda. Y ella es incapaz de hacer nada con lo que su abuela no esté de acuerdo.

Al cabo de diecisiete años y habiendo fallecido la abuela, Jane y Julian se reencuentran, nuevamente en una reunión social. En esta ocasión Julian le pregunta por qué no quiso casarse con él y  por qué no le permitió intentar ganarse la aprobación de la abuela. Y se siente irritado y triste por la sumisión a su abuela que ella sigue demostrando, incluso ahora que la anciana está muerta.

A pesar de esto, sienten que el amor vuelve a surgir entre ellos, y piensan que quizá este reencuentro suponga un nuevo comienzo.  Pero lo cierto es que pertenecen a mundos muy distintos. Julian comprende que aquella muchacha tímida, delicada y prudente de la que se enamoró es ahora una mujer anticuada y puritana, que ha asumido los prejuicios y la rigidez moral de su abuela. Y a ella, claro, él le resulta un hombre vulgar y de costumbres indecorosas.

Entonces, decepcionada y escandalizada por el comportamiento de los invitados más jóvenes, abandona la reunión y vuelve a casa, donde ahora reproduce el papel que antes desempeñó la abuela, aunque a ella le faltan la seguridad y el carácter que tenía la señora Basildon…

Me ha resultado interesante el hecho de que, aunque los finales imaginados por ustedes son muy dispares entre sí y respecto al original, hay sin embargo elementos en común en algunos casos. Por ejemplo, JuanRa ha atinado al imaginar un reencuentro de los protagonistas al cabo de los años; Sara y Soros aciertan en que Jane acaba adoptando la personalidad de la abuela.
Rick ha acertado en que la joven rechaza al pretendiente y se queda para siempre con la abuela, y en que ésta  no ve al pretendiente con buenos ojos, algo que también ha imaginado MJ
Y Macondo ha atinado mucho al imaginar que la protagonista nunca se libra de su dependencia emocional de la abuela, y que tras la muerte de ésta sigue viviendo  en la mansión, alejada del mundo, igual que lo estuvo siempre, y vestida de luto riguroso.

Así pues, si hemos de decidir quién se ha acercado más al desenlace verdadero de la novela, creo que estaremos de acuerdo en que han sido Rick y Macondo, que han señalado varios detalles esenciales. 

Ahora, por favor, comenten ustedes cuanto gusten, y digan también, si lo desean, cuál es el desenlace inventado que más les ha gustado, y si les gusta más, o menos, que el verdadero. 

Gracias de nuevo a Soros por la idea del juego, y a todos ustedes por su magnífica disposición para jugar, como de costumbre, y su excelente participación, como de costumbre.





Daye House


11 comentarios:

Holden dijo...

¡Ja! ¡Sabía que tenía que tratarse de una historia real! A mi no me engañas, Ángeles, que los zorros tenemos un olfato especial para esto. Lástima que al final no hubiera cosmonauta, rollo de historias humanas ;)

Rick dijo...

Bueno, pues nada: no siempre se acierta. Sin embargo, como en la ocasión anterior, todo el ambiente me vuelve a sonar a dickensiano.

En cuanto al desenlace la verdad es que yo era un poco más "siniestro", porque lo que quería dar a entender no era exactamente que a la abuela le pareciese bien o mal el pretendiente, sino que su intención era influir sobre el criterio de la nieta para que no se fuese de su lado; "secuestrarla", digamos, con la excusa de que aquel pretendiente no le convenía. Ni aquel ni cualquier otro que pudiese presentarse más adelante.

Vamos, un tema del tipo "El lobito y la Abuela Feroz", o algo así....

guille dijo...

¡Mira que volverse como la abuela!

Con lo que se hubiera divertido pendoneando.

Por lo menos esta vez acerté la mitad, lo que -para mi- es una gran mejora.

Sara dijo...

Buenosssss días, quería felicitar de corazón del güeno a todos los comentaristas por ese derroche de imaginación del que han hecho gala y ostentación:), pero como nos pides que escojamos, de entre todos, el que nos haya parecido mejor que el original, yo, modestamente, voy a elegir el de Macondo, no porque, con su final, me recuerde a los personajes lorquianos o a esa Úrsula Amaranta (creo) de "Cien años de soledad", con lo cual, hay que reconocer que nuestro Macondo ha hecho diana en lo clásico, sino porque quiero pensar que, dadas las circunstancias, yo sería capaz de protagonizar un final semejante.

Besitos, Ángeles. Besitos a todos en esta mañana tan lustrosa;)

JuanRa Diablo dijo...

Este juego me hace pensar en lo interesante que podría resultar una propuesta así en el mundo del cine. Partiendo de una idea inicial, ¿cuántas maravillas totalmente distintas podrían surgir? Además me lo he imaginado utilizando a los mismos actores y que finalmente los espectadores eligieran el mejor resultado.

Bueno, esta vez he acertado a medias, así que me quedo medio contento :D

Con lo amante que soy de lo surrealista no sé por qué no me dio por construir un final al estilo Holden, que es el que más me ha gustado.

He de decir que las monjas de mi convento se dedicaban a blanquear (no con harina, sino al estilo de la madre superiora Pujol)
Y que la abuela, una vez muerta, volvía a la casa para pegar el culo a la estufa "Que en la Gloria se me hielan los huesos, hija"
Y que la prota, Juanita Langdale, era fan de un duo de raperos llamados Rick&Macondo.

Saludos a todos (y convencido de que jugaremos de nuevo)

Ángeles dijo...

Claro que no, Holden, cómo iba yo a pretender engañarte, a ti,sabiendo como sé que eres un zorro zurruno, de los garcía de toda la vida ;)

Sí, una pena lo del cosmonauta intergaláctico. Una gran pérdida para la historia de la literatura. Qué digo, ¡para la historia del mundo en general! :D


Al contrario que a ti, Rick, a mí esta historia no me resulta dickensiana. La ambientación es de “alta sociedad”, muy Gatsby, por así decir, como para resultar dickensiano. Pero claro, es que yo (en este caso) voy con ventaja :D

Sí, sí, yo entendí que tu visión era más “siniestra”, que la abuela hubiera rechazado a éste y a cualquier otro pretendiente, porque lo que no quería era quedarse sola. Pero el hecho de que señalaras como detalle de tu propuesta el que la abuela no lo viera con buenos ojos (por el motivo que fuese) y esto influyera en la decisión de la nieta, es suficiente para considerarlo un acierto por tu parte, porque la idea en esencia coincide con lo que ocurre en la novela.


Ya ves, Guille, cuando los personajes no te hacen caso, acaban enlutados y enclaustrados. Una pena.

Felicidades por tu acierto.


Sara, ¿quieres decir que en circunstancias similares tú también te apartarías del mundo y te recluirías en una casona? Bueno, espero que por lo menos tuvieras conexión a intenet ;)

Besos.


JuanRa, ¿surrealista tú? No me lo creo :D

Yo tengo ciertas sospechas de que Holden hizo todo lo posible por no acercarse ni lo más mínimo al desenlace real. No sé, es una ligera sensación que tengo :p

Me alegro de que estés al menos medio contento, que tener al diablo medio contento no es poca cosa.

Yo también estoy convencida de que volveremos a jugar.

MJ dijo...


¡Ay! ¡Qué final tan triste! Pero me temo que es el más real. Si no aceptaba casarse, está claro que seguiría con la abuela y, como la abuela no iba a vivir eternamente, al final se quedaría sola y amargada. Lo que me parece más triste y más realista es el hecho de que se convierta en una puritana que se escandaliza con la actitud de los jóvenes, olvidándose que ella también lo fue y, aunque estuvo siempre atada por su abuela, tuvo algún momento "mundano" en la fiesta en la que descubrió un mundo nuevo. Pero lo peor es que ni siquiera puede ser como su abuela, porque no tiene la suficiente personalidad y fortaleza para serlo y porque está sola (y su abuela la tenía a ella). ¡Qué curioso que el antiguo pretendiente no estuviera ya casado! Eso porque es una novela, en la vida real estaría casado y con varios hijos (bueno, quizá en la novela estuviera viudo, no sé). Pero es cierto que, pese a que las comedias románticas afirman lo contrario, al pasar el tiempo la gente cambia y el amor suele naufragar. Si no te subiste a ese tren en su momento, es posible que ese tren ya no tenga el mismo destino que esperabas al pasar el tiempo y esto es lo que les pasa a los protagonistas, que contemplan la posibilidad de esar juntos (o eso he creído entender cuando él se enfada por los motivos por los que lo rechazó) y ya no pueden porque los dos han cambiado y no son las mismas personas que antaño se enamoraron. Eso es una gran verdad, o al menos así lo creo, aunque mi espíritu romántico se esfuerce en llevarme la contraria.

Respecto a los finales, ya dije en mi tardío comentario de la entrada anterior que me gustaron mucho los de Conxita, Rick y JuanRa. Pero que yo me hubiera quedado con el de Holden si le hubiera cambiado el final (las aventuras y el activismo feminista me gustan, pero ahora sabemos que no pegaba nada con el carácter de la protagonista del libro real). Y dije que el final de Macondo es el que me parecía el más acertado por lo mucho que tenía de realista y lo comparé con "La casa de Bernarda Alba", por lo que yo también he acertado al imaginar que el verdadero final sería el de Macondo, ea :-P


Macondo dijo...

No me siento especialmente orgulloso por haberme acercado al desenlace verdadero, porque los que se han expuesto no tienen nada que envidiarle. Voy a ser tan soso de no decantarme por ninguno de ellos, porque a cada uno le encuentro su encanto. Lo que sí puedo decir es que me ha resultado un juego muy divertido.

Soros dijo...

Puede que todos los argumentos imaginados pudiesen dar lugar a una buena novela. Porque no sé si los libros que más nos atraen son los que tienen tramas más originales o los que, no teniéndolas, están tan bien escritos que nos impiden su abandono. En unos casos prima la red de la curiosidad que nos atrapa y nos lleva a buscar con su lectura la solución del desenlace inesperado; en otros, es el lenguaje lo que nos mantiene absortos, la sorpresa es el propio juego de ideas que se emplea. Claro que la mayor parte de los libros tienen una mezcla aleatoria de ambas cosas. Y lo ideal sería encontrarlo todo.
Así que no me atrevo a decir cuál me ha gustado más porque, con tan pocas palabras como se han usado, habría que ver después cómo quedaban esas historias apenas insinuadas. Pero, eso sí, parece que a todos nos gusta jugar.
Saludos a todos.

Conxita Casamitjana dijo...

Hola Ángeles,
Qué triste historia la de la pobre chica convertida en una doble de la abuela pero en descafeinado, mejor le hubiera ido disfrutando un poquito más de la vida pero a veces pasa, el ambiente en el que uno se educa condiciona y mucho.

Respecto a los finales, me gustó ver las distintas posibilidades que se apuntaban y como dice Soros, nos gusta jugar.

Un abrazo

Ángeles dijo...

MJ, yo creo que Jane no es infeliz. Vista desde fuera, su vida resulta triste y solitaria, pero ella ha tenido la oportunidad de elegir y ha elegido lo que quería, la vida en la que se siente protegida y a salvo de ese mundo exterior para el que ella no está hecha. Un mundo que está cambiando a gran velocidad y al que no todos pueden o quieren adaptarse...

Aunque se siente insegura en las cuestiones prácticas, tiene la ayuda de los trabajadores de la casa, que saben cómo ocuparse de las tierras, los animales... Y para el comportamiento personal, se guía por los valores y el código ético que ha heredado de su abuela y que para ella son perfectos.

Y en cuanto al antiguo pretendiente, cuando se reencuentran él es viudo, como has imaginado, y padre de una muchacha, una joven de una nueva generación, de los años veinte, alejada ya de las costumbres y los valores tradicionales que Jane sigue conservando.

Por eso creo que no es una novela de amor, sino una novela sobre el cambio, las decisiones, el miedo a equivocarse; y sobre cómo los cambios sociales, históricos, afectan a las personas individualmente.

Vale, pues te declaramos ganadora indirecta, ea ;)
Gracias por tu comentario.


Macondo, no eres soso :D es que tienes toda la razón en que cada desenlace propuesto tiene su encanto y su gracia particular.
Me alegro mucho de que te hayas divertido con el juego.
Gracias.


Estoy de acuerdo, Soros: a veces el lenguaje, o las ideas y reflexiones que presenta y que provoca un libro son suficientes para que ese libro nos encandile, aunque la trama no nos interese especialmente.
Y si se dan todos los factores juntos, entonces estamos ante la verdadera literatura, claro.

Y es verdad también que, por lo que se ve, a todos nos gusta jugar, como dices, lo cual me parece que es tan bueno como la buena literatura.

Saludos.


Conxita, como le he dicho a MJ, creo que la historia no es tan triste, o al menos no desde el punto de vista de Jane. Ella ha conocido el amor, ha visto cómo viven otras personas y ha tenido la oportunidad de cambiar de vida. Pero no ha querido, y en la novela están perfectamente explicadas sus razones. Cada uno es como es. Por eso creo que es infeliz cuando se adentra en el mundo real, no cuando está sola en su mundo personal.

Es que, claro, la novela trata más temas y es mucho más compleja de lo que yo he dejado ver al contaros el argumento, resumiendo y simplificando mucho.

Me alegro mucho de que te haya gustado jugar.
Gracias.