sábado, 29 de octubre de 2016

Parejas complejas, 11


Hay parejas que además de ser complejas son muy jocosas. Y no me refiero a esas parejas de cómicos que nos hacen reír (o no) en la tele; ni a los políticos que se enzarzan en duelos dialécticos a ver cuál de los dos dice la gracia más graciosa del día.

Me refiero, cómo no, a las parejas de palabras que parecen hechas para ponernos en un aprieto cuando llega la hora de utilizarlas.
Y no es que las palabras sean cómicas per se. Muchas veces, de hecho, son palabras muy serias y circunspectas. Pero es que cuando las utilizamos sin la precisión y la cautela necesarias, formamos sin querer frases que dan mucha risa. Mucha más que los pretendidos chascarrillos de algunos cómicos, y casi tanta como las ingeniosísimas frases que algunos próceres de la política dejan caer en los micrófonos y en las redes sociales.

Beethoven
Beethoven diseñando un tendido eléctrico
Para ejemplificar esto que digo, les presentaré el escabroso caso de la pareja formada por electrizar y electrificar.
Como saben ustedes, electrizar significa exaltar o excitar a alguien, mientras que electrificar, que parece casi lo mismo, es hacer que algo funcione mediante electricidad o proveer de electricidad un lugar.

Sí, las dos palabras parecen casi lo mismo, y que es lo mismo es lo que debieron de creer los responsables del documental sobre Beethoven que vi hace poco, en el que la voz del narrador dijo que el músico, en sus conciertos, era capaz de “electrificar al público”.

A mí me dio risa, la verdad, pero el error es sonrojante.

Por cierto, hace unos días, en la novela Alves y Compañía de Eça de Queirós, leí: “Pero como el empleado se azaró un poco…”
Y entonces una duda me asaltó y me sobresaltó: ¿Azarar? ¿ No es azorar?
Y lo que me dijo el diccionario volvió a sobresaltarme, conturbarme, y causar intranquilidad en mi ánimo.

escudo de Málaga
El escudo de la
denodada ciudad
Porque resulta que azarar significa, mira por donde, sobresaltar, conturbar o sonrojar; mientras que azorar significa, mira por donde otra vez, conturbar y sobresaltar, pero también irritar o infundir ánimo.
Es decir, que si algo nos sobresalta podremos decir que nos azoramos o nos azaramos, sin temor a equivocarnos; pero si nos irrita, sólo deberemos decir que nos azora; y si nos hace ruborizarnos, que nos azara.

Cosas veredes, Sancho amigo.

Y azorada o azarada, es decir, sobresaltada, se sintió una compañera de clase un día, cuando alguien comentó el lema del escudo de la ciudad de Málaga. Porque éste dice: “Siempre denodada - La primera en el peligro de la libertad - Muy hospitalaria - Muy benéfica - Muy noble - Muy leal”.
Y la muchacha, desconcertada, se preguntaba cómo una ciudad hospitalaria, noble y todo eso podía ser denodada. Y es que había confundido denodada, es decir, esforzada o atrevida, con denostada, o sea, insultada o calumniada.

Cuando comprendió el equívoco se le pasó el sobresalto, pero no el sonrojo. Es decir, ya no estaba azorada pero sí azarada.

Y es que las parejas complejas tienen como misión dejarnos en evidencia, sonrojarnos e irritarnos. Eso es algo ya sabido; pero que se recreen rizando el rizo, enroscándose sobre sí mismas y haciéndonos caer en una especie de remolino léxico-semántico, azorándonos, azarándonos, y denostándonos aunque hagamos esfuerzos denonados por aclararnos, es de una mala idea electrizante.


azor
El azor, un pájaro que asusta y sobresalta a otras aves,
y responsable de la pareja azorar/azarar



17 comentarios:

Sara dijo...

Confieso que la fina línea que separa "electrizar" y "electrificar" se me quedaba ignota por completo, por eso es un gustazo leerte. Nos enseñas muchísimo, ¡y de qué manera...!

Sí, es verdad, el lenguaje hablado provoca algún que otro sonrojo (y no solo las parejas complejas). Y es que como dice un chistecillo que todos conocemos: "Tengo más facilidad de palabra que yo que sé". Pues eso.

Me ha encantado la entrada, pero el modo en que la has terminado me ha subyugado.

Besitos.

Chaly Vera dijo...

Se dice que el vocabulario de una persona media no pasa de 200 palabras, las mismas que le permiten entenderse con el resto de sus vecinos, los cuales nunca sabrán la diferencia de las palabras que tu citas.

Besos

Soros dijo...

A todo esto nos tienen muy acostumbrados los que hablan por la radio y por la tele que, por no dejar esos silencios, dicen las cosas sin pensarlas mucho.
El azor azora y el milano amilana. Pero, cuidado con el gato, que engatusa.
Saludos.

Conxita Casamitjana dijo...

Interesante como siempre Ángeles, desconocía el significado de azarar aunque sí había utilizado el de azorar pero ahora ya me queda claro que puedo utilizarlos ambos con el matiz de la irritación para el azoro y la azara para el rubor.

Tu entrada me ha hecho pensar en lo mal que se habla por televisión y lo peor es que lo dicen con tanta seguridad que alguna vez hasta te hacen dudar de si eres tú la equivocada con ese denodado esfuerzo en mal utilizar las palabras. Y sí se entra en el mundo de los comentaristas deportivos eso ya es terrible.

Gracias por estos bocaditos de conocimiento.

guille dijo...

me encanta tu vertiente didáctica.

y me hace gracia esa gente que se empeña en usar palabras que no tiene ni idea de lo que significan.y quiero dejar constancia de que aunque soy muy viajado solo acudo a lugares electrificados.

Macondo dijo...

Me ha encantado tu entrada, además de azarado. Hasta hoy pensaba que el verbo "azorar" era la forma correcta de decir "azarar", verbo que yo había utilizado incorrectamente en los primeros años de mi vida. Acabas de descubrirme que existen los dos, con sus correspondientes matices. Agradecido te quedo.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, Sara.
La línea que separa “electrizar” de “electrificar” tiene el grosor de un cable eléctrico. Tu generosidad, en cambio, es mucho más gorda.

Besos.


Chaly, doscientas palabras me parecen demasiado pocas. Pero aunque sean dos mil, supongo que, en efecto, la mayoría de las personas no se plantean las cuestiones con las que nos divertimos aquí.

Besos.


Algunas veces, Soros, no es sólo que no se piensen mucho las cosas, sino que no hay conciencia de la posibilidad de estar equivocados. Y así los errores se repiten y se solidifican.

Yo me quedo con el gato.
Saludos.


Gracias a ti, Conxita, como siempre.

En los medios decomunicación, será por las prisas o por incompetencia, o por las dos cosas, se cometen muchos errores de lenguaje. Pero como irritarnos por eso no conduce a nada, es preferible sacarle partido, aprochando el asunto para divertirnos un poco y aprender cosillas curiosas del idioma, ¿no te parece?


Gracias, Guille, me encanta que te encante.

Usar palabras sin saber qué significan produce jocosidad, hilaridad y eutrapelia, y eso siempre es bueno. Lo mismo que ir a lugares electrificados, porque siempre tienes la posibilidad de que ande Beethoven por allí :D


Qué bien,Macondo, me alegro mucho de que te haya gustado.
En realidad tienes razón: “azarar” es originalmente una corrupción de “azorar”; pero ya se sabe que, a veces, el tiempo y el uso dan validez a una palabra que en principio fue incorrecta.

Y, como siempre, la agradecida soy yo.

Rick dijo...

No lo puedo evitar: cada vez que me encuentro con disertaciones de este tipo me viene a la cabeza el insigne Gil y Gil con su "ostentóreo", ese gran hallazgo que luego posiblemente haya sido superado por nuestros queridos políticos y periodistas: no pasa mucho tiempo entre cada nuevo descubrimiento léxico de esas tribus.

Es cierto que el idioma nos tiende trampas a veces para comprobar si estamos atentos, pero es un saludable ejercicio. La Academia, por su parte, también tiene que ceder a veces admitiendo significados mal traídos por malos traductores: ese "bizarro" que sufrimos de un tiempo a esta parte, por ejemplo, ya está casi instaurado como "extraño", y dudo mucho que haya vuelta atrás. Pero el asunto de las parejas de palabras tiene su gracia y su peligro, sí.

MJ dijo...

Azorar y azarar, dos palabras con las que me he confundido siempre :-( Y que, por cierto, no reconoce el corrector del móvil que se empeñaba en ponerme ahora y azahar. No las han incluido en su diccionario.
Curiosa entrada, instructiva y divertida :-) Gracias ♡
Me ha encantado el comentario de Soros, me lo apunto.
Besos

JuanRa Diablo dijo...

Consigues que esta instructiva sección se convierta en Parejajas Complejajajas, porque nunca falta el sentido del humor.

Imagino muy bien a Beethoven trazando ese tendido eléctrico. De haber sido científico quizás hubiera dejado a todos electrizados con sus diseños.
Y ahora se me ocurre que una guitarra eléctrica podría electrizar y electrificar a la vez. Si suena muy bien pero tiene cables defectuosos...

Y debo decir que, desde mi visión de diablo, hubiera preferido que el lema del escudo de Málaga fuera "Muy leal y muy noble y bla bla bla... pero siempre denostada por luciferina"

No, no te me azores, mi lado diablo está juguetón esta tarde :p

Holden dijo...

Te voy a dar una joder, una que es mi preferida (la que más odio, en realidad). Rivera (arroyo) y ribera (margen de ese arroyo, por ejemplo).
Esta feliz pareja de palabras tan parecidas me ha dado más de un quebradero de cabeza, por Diox. Que alguien asesine a aquel que la inventó.

Chissssssssssssspeante. Digoooo electrificante.

Ángeles dijo...


Así es, Rick, la aparición de nuevos y “ostentóreos” hallazgos léxicos que se superan unos a otros es un no parar.

Y también estoy de acuerdo en que el “bizarro raro” ya está tan instalado que probablemente acabará adquiriendo “oficialmente” ese sentido que es producto de una traducción ignorante.

Gracias.


Bueno, MJ, ya sabes que si confundes azorar y azarar por lo menos la mitad de las veces estarás acertando :D

Gracias, me alegro mucho de que te haya gustado.
Besos.


Gracias, JuajuajuanRa :D

Tu comentario me ha hecho imaginar a Beethoven tocando la guitarra eléctrica, no sé por qué... Y ya puestos, tocando Highway to Hell. Electrizante a más no poder.


Pues sí, Holden, la rivera y la ribera tienen mala condición de verdad. Menos mal que sólo nos pueden hacer la jugarreta por escrito, algo es algo.

Y ya que dices lo del arroyo, tengo yo por el blog un Premio Gamba otorgado a una novela en la que aparece “arroyo” como “arrollo”, ¿qué te parece?
Eso sí que es electrizante. O más bien electrocutante :D

Thank you!

JuanRa Diablo dijo...

Al leer tu respuesta a Holden me doy cuenta de que lo que yo quise decir con la guitarra es "electrocutante"

¿Crees que podría hacerse una frase con la guitarra eléctrica y los tres adjetivos?

Ángeles dijo...

Sí, JuanRa, creo que sí, siempre y cuando se permita que la frase sea una tontería del tipo "El sonido de la guitarra eléctrica era electrizante, pero el escenario no estaba bien electrificado y el músico resultó electrocutado".

No te digo que lo superes: iguálalo :D

JuanRa Diablo dijo...

Busque, compare, y si no encuentra una frase mejor... ¡desenchúfese! xD

Marisa C. dijo...

Qué grande es el lenguaje, y poca atención le prestamos con la cantidad de satisfacciones que podría darnos. Genial entrada, por cierto. Abrazos.

Ángeles dijo...

Marisa, ya te figurarás que estoy de acuerdo en lo primero que dices y que te agradezco mucho lo segundo ;)

Abrazos!