lunes, 15 de junio de 2015

Séptimo aniblogsario


El próximo día 18 de junio, este blog cumple siete años.

Dicen que siete años, en términos blogueros, es mucho tiempo, pero a mí no me lo parece. En realidad no me parece ni mucho ni poco, porque desde el primer momento el blog se convirtió para mí en algo natural, algo que forma parte de mis hábitos, de mi forma de vida, y por lo tanto no lo considero como algo que perdura sino algo que simplemente es.

Pero es cierto que en siete años, y en uno sólo, da tiempo a que pasen muchas cosas en la vida de una persona, y a que haya cambios, circunstancias, azares y eventualidades de todo tipo, externos e interiores, que impidan al bloguero mantener su actividad o que lo lleven a decidir que es hora de dejarlo.

También dicen que muchos blogs quedan inactivos y abandonados por falta de motivación de sus autores, y que una de las razones de desmotivación es la ausencia de comentarios, lo que normalmente se interpreta como una constatación de que el blog no tiene lectores. No tiene por qué ser así, claro: hay muchos lectores que visitan determinados blogs de manera habitual aunque nunca dejen comentarios. Pero es verdad que el no recibir opiniones, el no saber si el blog gusta o no gusta, si lo que uno escribe interesa o no a alguien, puede hacer que el bloguero se sienta como un náufrago solitario que arroja sus mensajes al mar, sin saber si llegarán a alguien o si quedarán perdidos para siempre, flotando en el oleaje infinito. 

Además sucede que el fenómeno blog, en general, como forma de comunicación, está perdiendo vitalidad, y  en este proceso de debilitamiento  tiene mucho que ver el hecho de que muchos blogueros y lectores han acudido a la llamada de otras formas de comunicación, más dinámicas, más livianas,  y que requieren menos dedicación,  como Facebook y Twitter, que tan adecuadas resultan para la era de la inmediatez y la velocidad. 


Por todo esto quiero dedicar esta entrada de séptimo aniversario a los blogueros. A los que lo han sido y ya no lo son; a los que mantienen blogs muy visitados, y a los que, con independencia de los avatares personales y del número de visitas y comentarios, conservan la ilusión por su creación, disfrutan escribiendo y siguen lanzando sus mensajes al proceloso océano de la comunicación virtual.
Y, no hace falta decirlo, a los lectores, a todos: a los casuales y a los esporádicos que nos dedican unos minutos de su tiempo de vez en cuando; a los que comentan y a los que no; a aquellos que, habiendo sido fieles al blog durante largo tiempo, un día dejan de visitarnos y cuya retirada produce una gran sensación de ausencia. Y, cómo no, a los seguidores que permanecen con nosotros durante años y que siguen ofreciéndonos, de la manera más generosa, sus ideas, sus conocimientos, su inteligencia y su humor; su fidelidad, su cariño y su gratísima compañía.


A todos ustedes, ¡muchísimas gracias!







19 comentarios:

Chelo dijo...

¡Hola Angeles! Comprendo perfectamente el sentido de este post.
A mí me ha pasado, el sentirme una "naúfraga" durante años,pero como era un hobby yo ahí estaba.
Ahora que me he dado a conocer (sólo un poquito más), tengo oxígeno para aguantar con ilusión, y espero que tiempo.
A mí tu blog me gusta, de hecho ya te seguía, pero es lo que dices, no comentar no significa que no se lea.

¡Por muchos años más!
Besos

Sara dijo...

¡¡¡Gracias a ti, Ángeles!!! No solo por ese corazón que nos has dedicado, sino por el otro, el tuyo, que es tan grande que no te cabe en el cuerpo. Gracias de todo corazón (también). Y por supuesto... ¡¡¡MUCHAS FELICIDADES!!!

Besitos.

Anónimo dijo...

¡Enhorabuena Ángeles!
Muchas gracias por regalarnos tantas palabras durante estos años. Espero poder seguir disfrutando de ellas. Es un placer leerte.
Un abrazo.
Inma C.

*entangled* dijo...

Blogger es como Manzanares: Un sitio a donde se entra yendo de paso y nunca se termina de salir del todo.

Felicidades.

Metalsaurio dijo...

Dice un amigo,cuando le felicitamos el cumpleaños, que no es mérito suyo que la Tierra haya dado una vuelta más desde su nacimiento. Desde luego, no nos podemos apuntar el tanto de que la Tierra siga girando, pero sí es de celebrar que sigamos vivos.

Y eso también aplica en los blogs. ¡Hay que estar pendiente de ellos para que sigan adelante! Darle al coco para ofrecer algo nuevo y dedicarles tiempo. Es una alegría ver que el tuyo sigue ahí. Y una alegría ver al Metalsaurio en el corazón que nos dedicas :D

Un saludo!

Ángeles dijo...

Hola, Chelo.
Me alegra mucho que compartas el sentido de la entrada y también que conserves la ilusión por tu blog.
Muchas gracias por tus deseos, por pasar por aquí y por dejarte ver
Ahora voy a hacerte una visita yo a ti.
¡Besos!

Muchas gracias, Sara, querida, por tus siempre animosos comentarios y tu permanente entusiasmo por este blog mío y vuestro. Así es fácil cumplir siete años, y catorce. 
¡Besitos!


¡Hola, Inma, y muchas gracias! Y te aseguro que el placer es mío.
Besos y abrazos


Gracias, *entangled*, es un placer verte por aquí, como siempre.
PD: más que de Manzanares, pareciera que hablares de arenas movedizas… :D


Es cierto, Metalsaurio, el mérito está en resistir todas esas vueltas de la Tierra, y sin marearse demasiado!
También es una alegría que sigáis apareciendo por aquí, a pesar de las vueltas y revueltas, y el corazón que os dedico es sólo un modestísimo símbolo de todo lo que representa vuestra presencia en el blog.
¡Gracias!

JuanRa Diablo dijo...

Creo que te robaría esta entrada para colocarla en mi blog el mes que viene porque encaja perfectamente. Todo, absolutamente todo lo que dices en ella es lo que pienso y siento yo también.

Lo primero que me viene a la cabeza es felicitarte por el mérito de haber mantenido Juguetes al viento estos siete años, así que lo digo muy alto: ¡MUCHAS FELICIDADES!
Y lo primero que me viene al corazón es felicitarme a mí mismo por haber dado con tu blog -y por consiguiente contigo- en este inmenso mar internetero. Lo mejor de este gran invento de los blogs (que sí, parece que languidece) es haber tenido la oportunidad de conocer a tanta gente de tantas partes y haber establecido lazos que en ocasiones se han prolongado en el tiempo.

A mí ya me da igual si un día tengo que cerrar mi blog, porque contigo he ganado una amiga que va a durar 7, 17 y hasta 27 años más!! :D

¡¡Muchas gracias por ese corazón tuyo, Ángeles!!

PD. ¿Ya puedo soltar los globlogs al viento? :p

Ángeles dijo...

Pues yo lo digo también muy alto: ¡MUCHAS GRACIAS, JUANRA!
Y también me felicito a mí misma por todo lo que este blog me ha proporcionado, que es mucho.

¿Te imaginas que dentro de 27 años sigamos celebrando cosas? Yo me lo imagino perfectamente ;)
Mientras tanto, vamos preparando tu séptimo aniversario, que está al caer.

Gracias por todo, querido amigo, de todo corazón :)

Marisa C. dijo...

Pero..., ¿cómo se me puede haber pasado tu cumpleblog? Ya lo siento, Ángeles, en serio. Recibe, aunque tarde, un fuerte tirón de orejas y, sobre todo, un gran abrazo. Sé, por experiencia, que no es fácil mantener un buen ritmo bloguero, así que te felicito de corazón por seguir al pie de la brecha. Besazos.

Mj dijo...

Felicidades a tu blog por los siete años, a ti por todas las cosas interesantes que nos cuentas y a nosotros, tus lectores, por tener este maravilloso rinconcito. Muchas gracias por tu dedicación y por el corazón :-)

Ángeles dijo...

No te preocupes, Marisa, ya sabes que las celebraciones de los grandes acontecimientos duran días, así que no hay retraso alguno :D
Muchas gracias a ti, por venir a visitarme siempre, y siempre con tan buena disposición. Eso sí que es motivo para felicitarme.
Besos y abrazos.


Muchas gracias, MJ. Ya sabes que la agradecida soy yo, y no es una forma de hablar, por los lectores que venís por aquí a dedicarme vuestro tiempo y vuestra atención. Eso, siete años después, me sigue emocionando y maravillando.
Me ha encantado eso del "rinconcito".
Besos!

Lan dijo...

Felicidades por esos siete años.
Y añado a los problemas de relación con los blogs, que citas, otro más. Es el de que, de vez en cuando, uno se queda en blanco y no sabe de qué escribir.
En esto hay escritores que dicen que escribir es un trabajo y que la inspiración surge con su práctica, mientras que otros sostienen que sin inspiración no hay quien escriba.
En realidad no me he planteado con qué grupo estoy, el caso es que últimamente, por fas o por nefas, estoy hecho un dejado.
Así que, una vez más, mis felicitaciones a ti, que no te dejas llevar por la molicie. Siempre tan metódica y didáctica.
Enhorabuena.

Holden dijo...

¡Enhorabuena por tu aniblogsario!

No te vengas abajo, por muy frustrante que sea el tema de los comentarios. Tienes un blog estupendo y no es fácil aguantar tantos años haciéndo lo mismo, te lo dice uno que no aguanta ni media hora sentado en una silla :)

Tu blog mola, ¡no lo dudes!

Marta Máster dijo...

Hola: muchas felicidades por esa cifra tan elevada y poco habitual de aniversario del blog. Eres para mi todo un ejemplo de constancia y dedicación. Te felicito. Considero que los comentarios son esenciales en un blog porque los dotas de vida y los enriquecen. No hay nadamás triste que entrar en un blog y que nadie interactúe con unas palabras. Por cierto, acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas. En este momento he creado un blog dedicado a los jóvenes y nuevas tecnologías que te invito a visitar: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog. Saludos.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, Lan.
Me complace recordar aquí que tu blog es uno de los primeros que conocí cuando empecé mi viaje por la blogosfera, y uno de los primeros que me gustó como para guardarlo en seguida en “favoritos”. Y tú eres también uno de los primeros seguidores que tuvo Juguetes del viento, casi desde el primer dia y hasta hoy. Eso para mí tiene un valor enorme y supone un gran motivo de orgullo.

Yo creo más en el trabajo que en la inspiración, porque me parece que las musas sólo vienen a vernos cuando ven que estamos al pie del cañón. Será para asegurarse de que su influjo no cae en saco roto, digo yo.

Gracias por todo, de todo corazón.


Hola, Holden. Muchas gracias por tu visita y por tus amables palabras.
Yo estoy muy contenta con la respuesta que obtengo en cada entrada; los lectores y comentaristas que pasan por aquí quizás no sean muchos, pero valen tanto que siempre estoy encantada y contentísima.
Además, ¿cómo me voy a venir abajo si de vez en cuando recibo regalos como el tuyo?

Saludos!

PD: he visitado tu blog y también mola un montón! :)


Muchas gracias por todo, Marta Máster, eres muy amable. Es cierto que los comentarios, sean muchos o pocos, dan vida a un blog y le aportan mucho. Los que me dejáis aquí son prueba de ello :)
Iré a ver tu nuevo blog, por supuesto,que seguro es estupendo.

Saludos y hasta cuando quieras.

loquemeahorro dijo...

¡Gracias a ti salá!

Sobre todo por dejarme poner en este templo del saber lingüístico "salá".

Y muchas enhorabuenas.

Ángeles dijo...

Gracias, Loque, por lo de "salá" y por lo de "templo del saber lingüístico". Puedes ponerlo todas las veces que quieras :D

Pero sobre todo, gracias por estar aquí todo este tiempo, por tu sentido del humor y por tu aprecio.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

A mí me parece que no hay que preocuparse; que te queda cuerda para muchos años. Además como esto del Lenguaje no para de transformarse y el castellano deriva hacia el Spanglish, pues siempre habrá motivos para analizar palabras, frases hechas y gambazos.
Y me pregunto por qué y en qué momento lo que empezó siendo un blog de vivencias personales donde hablabas por ejemplo del gorrión Solito o de puestas de sol o de cómo te extrañaba el apasionamiento exagerado de todo un país por...una Eurocopa de nada, lo fuiste especializando hacia el tema del LEnguaje y la Literatura.
Vale, perdóname mi natural cotilla ¡anda!.
carlos

Ángeles dijo...

Es más bien al revés, Carlos: el lenguaje, las palabras, la literatura -todo ello visto desde mi experiencia personal, eso sí-, fueron siempre el motivo que dio inicio e impulso a este blog, aunque al principio le di espacio a algunas vivencias o reflexiones personales, supongo que como entrenamiento, pero sobre todo por pura gana y deseo de escribir.