domingo, 19 de abril de 2015

Parejas complejas, 10

 
Hay un dicho que afirma “Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”, y que a mí me parece una verdad universal, que se puede aplicar a cualquier época y a cualquier ciencia.  
La lingüística, como ciencia que es, también adelanta, se perfecciona y avanza. Cada día aumentan los conocimientos sobre el funcionamiento del lenguaje y los mecanismos internos de los idiomas; sobre las áreas y las funciones cerebrales relacionadas con el lenguaje, etc.
Pero hay algo que sigue dando dolor de cabeza y desesperación a los lingüistas más reputados, a los científicos más expertos y a los filólogos más eruditos. Me refiero, claro está, a ese fenómeno lingüístico que se manifiesta en lo que aquí llamamos parejas complejas, y que se define técnicamente como “la mala idea” de las palabras. Otros, más indulgentes, lo consideran como algo más lúdico, y se refieren a ello como “el carácter juguetón” de las palabras.

Ya hemos hablado aquí en muchas ocasiones de este asunto y, se considere mala idea o se considere travesura, lo cierto es que este fenómeno tiene, para el hablante que lo sufre, perniciosas consecuencias: necesidad urgente de consultar un diccionario, bochorno, sonrojo, deseos de ser tragado por la tierra, etc.
Nosotros traemos aquí de vez en cuando algunas de esas palabras pérfidas y alevosas, para desenmascararlas, para revelar su doble y traicionera identidad, en un humilde afán de contribuir a evitar situaciones como las antedichas. Y las parejas complejas que hemos capturado en esta ocasión son las siguientes:
 
1. perífrasis y paráfrasis:
Gemelas casi idénticas, estas dos palabras, además de tener unos rasgos físicos muy similares, tienen el peligro añadido de que se usan en los mismos contextos, ya que los significados de ambas se relacionan con la expresión oral o escrita.
 
La perífrasis es un circunloquio, o sea, lo contrario de ir al grano; es utilizar más palabras de las necesarias para decir algo que se podría expresar de manera más breve. Se da mucho entre personas que gustan de dar a su discurso un aire rimbombante, deseosos de sentirse poetas por un rato:
 
Ejemplo: La policía ha detenido a cuatro individuos que robaban en gasolineras.
 
Perífrasis: Agentes del cuerpo de policía han procedido a la detención de cuatro individuos  que perpetraban robos en estaciones de servicio.
 
La paráfrasis, por su parte, tiene dos acepciones. Por un lado, es la imitación de una frase conocida, manteniendo su estructura pero con palabras diferentes:
 
Ejemplo: Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Paráfrasis: Más sabe el diablo por Google que por diablo.
 
Y por otro lado, la paráfrasis es también una reformulación de un texto determinado, para hacerlo más comprensible:
 

Ejemplo: la confusio linguarum nació del desajuste entre lenguaje gestual y lenguaje hablado (Umberto Eco. La búsqueda de la lengua perfecta.)
 
Paráfrasis: la confusión de las lenguas se produjo por las diferencias entre el lenguaje de gestos y el lenguaje hablado.
 
Aunque aquí  me surge una duda: si perífrasis es utilizar más palabras de las necesarias y paráfrasis es la modificación de un texto para hacerlo más comprensible, entonces ese texto más comprensible ¿será la paráfrasis de una perífrasis?
 
Veamos otra pareja compleja:
 
2. apóstrofe y apóstrofo
 
El apóstrofe,  o invocación, es una figura literaria que consiste en expresarse, a modo de discurso, dirigiéndose a alguien, incluso a uno mismo, o a algo.
 
Ejemplo:  Ay, mísero de mí, ay, infelice / apurar, cielos, pretendo / ya que me tratáis así /qué delito cometí / contra vosotros, naciendo. (Calderón de la Barca. La vida es sueño).
 
El apóstrofo, en cambio, es un signo ortográfico, una comilla simple (‘) que indica la supresión de letras o palabras. Al contrario que en otros idiomas, como el inglés o el italiano, en español actual prácticamente sólo se usa en determinados casos para representar el habla coloquial.
 
Ejemplo: Si tu mal tiene remedio, ¿pa’ qué te quejas? Y si no lo tiene, ¿pa’ qué te quejas? Me quejo porque m’apetece.
 
Y ahora que lo pienso, podría darse el caso de un texto en el que se combinen el apóstrofe y el apóstrofo y, ya puestos,  la paráfrasis también:
 
Ejemplo: Ay, mísero de mí, ay, infelice / pa’qué me tratáis así / qu’es que no sé / qué delito cometí ...
           
Y llegamos a la última pareja compleja de hoy:
3. reescribir y rescribir
Reescribir es volver a escribir lo ya escrito introduciendo cambios, dándole una nueva interpretación. O sea que, sin ánimo de sinónimo, la reescritura viene a ser  algo parecido a la paráfrasis.
 
Y rescribir, aunque es una palabra en desuso, es lo que hacemos cada vez que contestamos una carta, un email, etc; es decir, rescribir es responder por escrito a una comunicación.
 
Así pues, la loca conclusión de todo esto es que podemos hacer una paráfrasis de una perífrasis y por lo tanto reescribir dicha perífrasis; que podemos también parafrasear o reescribir un apóstrofe añadiéndole unos apóstrofos, y que al rescribir una carta la podemos reescribir o parafrasear, con apóstrofos y con apóstrofes.

 

9 comentarios:

Sara dijo...

¡Qué curioso! Yo conozco eso de que " hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad" de "La verbena de la Paloma", pero no sé si es un dicho anterior...

Me he vuelto un poquitín loca con el remate final que le has dado a la entrada, pero debo reconocer que, como siempre, te ha quedado la mar de instructiva y graciosa.

Besitos.

Anónimo dijo...

¡Y tan loca! -a la conclusión me refiero- ¡vaya lío de conceptos!
¡Ay! si te leyera Calderón...¡Un apóstrofe tan culto parafraseado con semejante vulgarismo!
O sea, que una de las diferencias principales es que paráfrasis tiene verbo "parafrasear" y en cambio perífrasis no lo tiene o queda muy raro: "perifrasear" je,je,je.
Los articulistas de los periódicos y los conferenciantes antiguos ¿cobraban por el número de palabras? Porque hay que ver la de perífrasis que empleaban.
Y digo yo que teniendo nuestro diablo particular, a él habrá que preguntar: ¡Oye, JuanRa! ¿Sabes más por viejo -no te enfades hombre- o por diablo?
carlos

JuanRa Diablo dijo...

Me he quedado... cómo lo definiría... ¡yuxtapuesto! (que siempre me ha sonado a anodadado, como cazando puntos suspensivos)

Parafraseando a uno de los personajes de Amanece, que no es poco, diré:
"Pero esto... ¿lo saben en la capital los de la academia?"

Porque me da a mí en la nariz que si a los académicos de la RAE les dijéramos:
"Señores, ¿saben cuál es la diferencia entre apóstrofe y apóstrofo? ¿Y entre perífrasis y paráfrasis?" más de uno pensaría: Jopé, es que son tan parecidas que me hago un lío.

Pero una vez más, ay, Ángeles, me haces felice con tu forma desenfadada de instruirme. Bueno, pa' qué contarte...

Por alusiones, a Carlos:

Por supuesto sé muchísimo más por viejo, que ya son siglos y siglos aquí en la oposición perpetrando maldades :p

PD. Hoy las ciencias hacen unos improvements, que son un barbarismo xDD

Ángeles dijo...

Gracia, Sara :)
Yo no sabía lo de la Verbena de la Paloma. Tal vez la frase es original de la zarzuela y a partir de ahí se convirtió en un dicho o similar.
Besos.

Yo creo, Carlos, que si Calderón leyera mi vulgarismo le haría gracia y sonreiría indulgente, que tengo yo entendido que era un señor muy simpático y bonachón, ¿no?
No, el verbo correspondiente a perífrasis no es perifrasear, sino "marear la perdiz" :D Pero no se me malinterprete, que una perífrasis artística, con valor estético y en un contexto adecuado no tiene nada de criticable, todo lo contrario.

JuanRa, espero que ya se te haya pasado la yuxtaposición :D (que suena como a indigestión), pero que sigas felice, parafraseador y amanecista, sobre todo amanecista, que son ellos muy perifrásticos también, ¿no te parece? ;)

Marisa C. dijo...

Con la boca abierta me dejas, Ángeles, ¡ojo! Lo que aprendo contigo. Ahora tengo una duda horrible sobre "parejas complejas": enjugar y enjuagar, ¿sería uno de estos casos? Ay, la que has liao... Abrazos.

Ángeles dijo...

Je,je... Gracias, Marisa :D
Y no te apures, que el caso de enjuagar y enjugar que te atormenta ya lo estudiamos aquí

Si tienes ocasión de echarle un vistazo, ya verás en qué circunstancias tan curiosas se encuentran a veces las parejitas éstas.
Un abrazo.

Lan dijo...

Puede que muchas personas, al escribir, hagan todas esas cosas con cierta habilidad pero sin preocuparse mucho de las palabras específicas con que se denomina cada una de esas figuras.
Pero el artículo es impecable y muy didáctico.
Saludos.

MJ dijo...

Estoy de acuerdo con todos.

El colofón es de quedarse pensando con puntos suspensivos y todo y seguro que más de uno hacemos estas cosas sin saber ni como se llaman...

Una entrada genial, como todas las de las parejas complejas.

Ángeles dijo...

Lan,estoy muy de acuerdo con la primera parte de tu comentario, y muy contenta con la segunda.
Gracias!

Muchas gracias, MJ. ¿Y verdad que algunas parejas complejas son más complejas que las más complejas? :p