sábado, 7 de febrero de 2015

Lipograma


El término que hoy nos sirve de título es de origen griego y es el nombre de un juego de expresión que consiste en escribir un texto en el que se omite ex profeso un signo lingüístico concreto.
El primer ejercicio de este tipo del que se tiene conocimiento lo creó un lírico griego del siglo VI que compuso versos sin servirse del signo Σ.
Desde entonces, muchos escritores de diferente origen y condición
siguieron proponiéndose retos similares de ese estilo, pero no puedo referirlos porque todos ellos tienen en sus nombres el signo lingüístico que yo estoy pretendiendo eludir en este texto. Sí puedo decir que, por ejemplo, uno de ellos fue un médico portugués que vivió en el siglo dieciséis y que escribió Los dos soles de Toledo;  y otro, un genio de nuestro suelo, no siempre comprendido en su tiempo, que escribió El chófer nuevo.
Existen incluso los ejercicios de este tipo en los que se excluyen diversos signos en el mismo texto, lo que tiene, opino yo, muchísimo mérito y enorme conflicto, independientemente de lo feliz y certero que resulte el experimento.

Yo no sé si estos desafíos retos lingüísticos tienen otro fin distinto de los que yo veo y que no son nimios, por cierto: discurrir mucho, recorrer todos los rincones de nuestro léxico y ver nuestros dones como ingenieros del verbo, proponiendo diferentes expresiones y recomponiendo nuestros escritos, de modo que reflejemos lo que queremos decir eludiendo los signos lingüísticos que hemos decidido omitir y pretendiendo, como colofón, que el texto resulte lo  menos postizo posible.
Indiscutiblemente, un texto extenso y en el que evitemos un signo frecuente  posee un mérito y un interés superior, porque, como es lógico, no es lo mismo prescindir del signo e que del u o el  j.
Por eso espero que este texto resulte entretenido y ligero de leer, porque de ello inferiré que, junto con el objetivo de cumplir con el código del juego, he conseguido otros dos: ofrecer unos modestos conocimientos y, sobre todo, divertirnos un poco.
Después de todo esto, puedo sostener y sostengo que este ejercicio es  un estímulo portentoso del intelecto  que no puede producir sino beneficios y provecho.
¿No sienten ustedes el impulso de medirse con un reto de éstos? 

24 comentarios:

Juan M Santos dijo...

¡Ajá, no nos podrás engañar! Lo que pasa en realidad es que se te ha roto una importante tecla de tu teclado -perdón por la redundancia- y como no puedes estar sin escribir, has hecho este encaje de bolillos, para obviar la tal dificultad sin menoscabo de la calidad del escrito. Lo cual tiene un mérito indudable. Todo esto de los lipogramas, anagramas, crucigramas y demás, es un mundo fascinante donde se demuestran dos cosas -por lo menos-: que el lenguaje es muy juguetón ( o se presta al juego de buen grado) y que la mente humana, como ya explicaste en artículo anterior -sobre la "invisibilidad" de las propias erratas-, tiene unas extrañas habilidades en relación a símbolos y grafías y todo aquello del negro sobre blanco.
Y, por cierto, otra nueva habilidad que he descubierto en mí es la de ser el primero en hacer un comentario en una entrada de tu blog. Curioso, ya que suelo ser el último. La verdad es que iba a comentar un detallito en una entrada antigua que me referenciaste recientemente al hilo de otro comentario, y al entrar y ver esta nueva muestra de tu ingenio literario no he podido resistir la tentación de leer y posteriormente, invadir el inmaculado aún cuadro de comentarios, aunque para ello me haya saltado el orden cronológico que disciplinariamente me había impuesto. Así que, ¡felicidades por otra estupenda entrada!

Sara dijo...

Ya sé que soy muy tonta, pero que muy toooonta; pero ¿cuál es el signo ortográfico que has pretendido eludir? ¡¡¡No lo veo!!! ¡¡¡No lo veo!!!

Marisa C. dijo...

JA, jA, jA, estÁs hechA unA AuténticA genio, Ángeles. Tiene mérito, y mucho, este texto tuyo porque, AdemÁs, tiene un sonido diferente, ¿te hAs dAdo cuentA? Me suenA mÁs denso y compActo. ¡Qué curiosidAdes tiene lA lenguA!

Ángeles dijo...


¡Enhorabuena, Juan M, por este primer puesto! :D
Eso del “encaje de bolillos” me parece una comparación bastante atinada, por las muchas vueltas y revueltas que le he dado a las palabras hasta que han encajado de manera más o menos coherente.
Y gracias por los parabienes, a los que me tienes (mal) acostumbrada.


Sara, querida, cómo lo vas a ver, si no está, je,je. Así que, al contrario de lo que crees, eres muy lógica ;)
Un AAAbrazo.


Ja, ja, muchas gracias, Marisa :D
Me parece muy interesante lo que señalas del sonido del texto. Quizás es que si le quitamos a un idioma su sonido más habitual sea como si le quitáramos a una orquesta un instrumento fundamental.
Efectivamente, qué curiosidades tiene la lengua :)

Metalsaurio dijo...

Agazapada está la A :)

¿y poner en todas en las palabras del texto la misma letra, tiene nombre? :D

Muy bueno y trabajoso. ¡Enhorabuena, Ángeles!

Un saludo.

Anónimo dijo...

ME quedo perplejo con este prodigio lingüístico; yo lo intento y ¡cuernos! es en extremo difícil no escribir el signo en cuestión.¡Uf! Por fin termino...
Hey! que cosas tienes doña X.
carlos... perdón, se me escapó.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, Metalsaurio :)
En cuanto a lo que dices, supongo que sería un caso de aliteración, aunque una aliteración extrema, desde luego.
Saludos!


No sé por qué, Carlos, me imaginaba que caerías en la tentación de lipogramar un poco.
Pero ya ves con qué facilidad se cuela la A en nuestras palabras, la muy... omnipresente :D

Lan dijo...

Es un trabajo original y chocante. Los españoles, tan amantes de nuestras queridas vocales, que consideramos imprescindibles, vemos que no son tan necesarias.
Me ha parecido original y curioso.

Ángeles dijo...

No son tan necesarias, Lan, pero se echan de menos cuando no puedes echar mano de ellas, te lo aseguro :D
Gracias!

alp dijo...

La lengua española es así...un besazo desde Murcia....hacía tiempo que no pasaba por aquï....y como antes, muy buen recuerdo...

Ángeles dijo...

Gracias, alp :) y encantada de verte por aquí otra vez.
Un abrazo.

JuanRa Diablo dijo...

¡¡Buenísimo!! Eres un portento bloguero. Y encuentro que lo que pretendes es difícil , pero muy divertido.

Te felicito, my friend (hoy no puedo escribir tu nombre porque ese signo lingüistico que excluyes no me lo permite) ;)

Fdo: Ese que viene frecuentemente por Juguetes del viento, "The devil" si lo prefieres ;D

Borja F. Caamaño dijo...

Interesante juego que, bueno, tal vez lo ponga en práctica...

Abrazotes.

Ángeles dijo...

Efectivamente, JuanRa, esto es difícil pero divertido, aunque veo que tú ya lo has comprobado por ti mismo también.
Por cierto, muchas gracias por eso de "portento", pero sé que me lo dices sólo porque es una palabra que no tiene "a" :p


Gracias, Borja.
Te animo a que lo pongas en práctica y a que luego nos enseñes el resultado :)

loquemeahorro dijo...

HAs conseguido eludir cierta vocAl?

Qué tíA, qué jAbAtA!

Yo hubierA sido incApAz!

pd. Como ha quedado ámpliamente demostrado!

Ángeles dijo...

Je, je, gracias, Loque, por tan efusivo reconocimiento :D

MJ dijo...

¡Eres genial! Conseguir hacer un texto tan bueno sin una de las letras más importantes de nuestro idioma. Estupendo.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, MJ :)

Anónimo dijo...

Tarde o temprano esto hará aguas; o dicho de otra forma: lo que se extingue por inmersión siente su muerte oprimiendo
Saludos
Anónimo anánimo

Ángeles dijo...

Anónimo anánimo, sigo dándole vueltas pero no...

Anónimo dijo...

Y por ahí andaba la cosa:
Hizo aguas en "similares" y en "desafíos". Me explico:
"Lo que se extingue por inmersión siente su muerte oprimiendo"
(Si le digo que ya no recuerdo lo que quise decir con esta frase me tomará por demente o de frese)
Trataré de resolverlo:
Lo que desaparece (la letra o vocal correspondiente) debajo de tantas otras sinónimas que no la emplean para procurar decir lo mismo hace que esa letra esté muerta desde el inicio bajo tantas otras normas dictatoriales (del dictado del dictador) que la ocultan.

Aproximadamente.

Aunque eso no resta un ápice de su tamaña cultura, fama, gana y enseñanza. Qué grande me parece usted...hala

Saludos
Anónimo anánimo sin desánimo aunque sin ánima

Ángeles dijo...

Pues me deja usted de piedra, Anónimo Anánimo, con su triple p (pupila, pesqui y perspicacia), para captar esas dos aes insumisas que se colaron en el texto no me explico cómo.
Ya ve usted que me he apresurado a subsanar el error, pero dejando la prueba delito a la vista, para oprobio y escarmiento de quien se creía autora de un texto impecable.

Es usted sumamente amable, muchas gracias.

Anónimo dijo...

Y después de tanto tiempo regreso a leerla nuevamente viendo aquello que mi mente demente le dijo. Corrigió el escrito y lo dejó ahí plantado.
Qué bueno el texto, qué buen intelecto el suyo que de para docente decente es más que eso.
...Y cada vez me gusta más, el texto y usted...
AA, wendycarlos

Ángeles dijo...

Quedo muy agradecida por su amabilidad, wendycarlos, y contenta con su regreso.
Saludos.