lunes, 15 de abril de 2013

Parejas complejas, 8

 
Parejas complejas ha habido muchas a lo largo de la historia: Marco Antonio y Cleopatra, Napoleón y Josefina, Belén Esteban y Jesulín de Ubrique…
Aunque algunas, más que complejas son espeluznantes, como el Doctor Jeckyll y Mister Hyde o Rasca y Pica.
Sin embargo, las que a mí más me sobresaltan y más miedo me dan son esas que se deslizan subrepticiamente en cualquier conversación o alocución, consiguiendo hacer una gracia como poco, o dejarnos a la altura de una babucha en los peores casos.
 
Últimamente una de esas parejas complejas ha pasado por mi lado varias veces. Es una pareja que siempre me ha dado que pensar, porque en realidad no estaba segura de si en efecto era una pareja o una sola palabra que unos pronunciaban de una manera y otros de otra.
Pero es una pareja, y sin duda una de las que más mala idea tienen. Se trata de espulgar y expurgar.
 
Leí en un periódico una noticia  que decía:
“Ayer, los agentes seguían expurgando contrarreloj los cientos de documentos incautados en las oficinas municipales…”
Y poco después, en un libro:
Espulgábamos los catálogos de las bibliotecas y, cuando leíamos ciertos títulos, nos hacíamos ya una idea de los tesoros que nos esperaban.”
 
En ambos casos tuve dudas,  así que, como siempre, consulté el diccionario  y encontré lo siguiente:
espulgar:
1. Limpiar de pulgas o piojos.
2. Examinar, reconocer algo con cuidado y por partes.
expurgar:
1. Limpiar o purificar algo.
2. Mandar tachar algunas palabras, cláusulas o pasajes de determinados libros o impresos, sin prohibir la lectura de estos.
 
De lo cual deducimos que, tanto en la noticia del periódico como en el libro, la palabra adecuada es espulgar, concretamente su segunda acepción, y que por lo tanto quien redactó la noticia periodística cayó en la trampa tendida por la parejita.

 
Otras dos palabras que causan confusión cuando se desconoce su condición de dúo travieso o cuando se usan sin cuidado son retraer y retrotraer.
 
Una vez oí a una señora que decía:
“Yo me retrotraigo pero mi marido insiste…”
 
Y después, leyendo otra noticia, encontré:
“…que se inicien los trámites para retrotraer la titularidad de la parcela al Ayuntamiento…”
 
He aquí lo que cada una de estas dos palabras significa:
retrotraer:
Retroceder a un tiempo pasado para tomarlo como referencia o punto de partida de un relato.
retraer:
1. Retirarse, retroceder.
2. Ejercitar el derecho de retracto. Retracto: Derecho que compete a ciertas personas para quedarse, por el tanto de su precio, con la cosa vendida a otro.
 
Es decir, que ni la señora se retrotrae del marido ni al ayuntamiento  se le retrotrae la parcela.
 
Sé que puede parecer que me dedico a espulgar lo que dicen los demás para encontrar deslices e incorrecciones en su discurso. Pero lo cierto es que yo me retraigo, retrocedo ante la idea de fiscalizar cada palabra y cada frase que oigo o leo.
Me esfuerzo por centrarme en el mensaje exclusivamente, sin prestar atención a su forma, pero tarde o temprano aparece una palabra que parece inadecuada en un contexto determinado; que suena inapropiada, que no parece la mejor opción para ese momento.
 
Y entonces, sin que yo lo pueda evitar, la palabra en cuestión empieza a dar vueltas, a rondarme por la cabeza, a veces durante días, y llega a ponerse tan pesada que no me queda otro remedio que consultar diccionarios y ejemplos de uso para quitármela de encima.
 
Es lo que me pasó recientemente, cuando vi en la tele a un periodista que hablaba con un religioso sobre la elección del nuevo Papa.
El reportero, en un momento de la entrevista dijo:
 
“Y ahora, hablando de algo mucho más terrestre…”
 
Y claro, la duda era inevitable: ¿terrestre o terrenal? No olvidemos que se estaba hablando de asuntos relacionados con la religión, la fe, lo divino frente a lo mundano.
 
Entonces encontré en el diccionario una interesante distinción:
terrestre: perteneciente o relativo a la Tierra.
terrenal: perteneciente o relativo a la tierra, en contraposición de lo que pertenece al cielo.
 
Es decir, lo terrestre es lo que se refiere al planeta Tierra, con mayúscula pues es un nombre propio; mientras que lo terrenal es lo relativo a la tierra, con minúscula, a lo que no pertenece al cielo, en el sentido de “la mansión eterna de los bienaventurados”, como poéticamente lo define la RAE.
Así pues, el reportero que hablaba primero de lo divino y después de lo humano, debería haber dicho, efectivamente,  terrenal.
 
Qué bonito y ventajoso es esto de que las palabras tengan su significado preciso y exacto para encajar divinamente en un contexto o en otro.
Lo malo es que no siempre lo sabemos aprovechar.
 
 

19 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Creo que jamás he visto la palabra espulgar, lo juro, pero sospecho que tiene que ver con que se ha sustituido casi por completo por expurgar, yo creo que porque a la gente le suenan bien las palabras con x.

Que luego no la pronuncian, pero les gustan.

Temas mucho más terrestres... sin palabras.

Sara dijo...

Uf, cuánto has afinado esta vez.

Me pasa lo que a loque, que jamás había oído la palabra "espulgar".

Te han quedado unas "Parejas complejas" muy complejas, en serio.

Un abrazo

Manuela dijo...

Qué curioso: yo espulgo a mis gatos con frecuencia por temor a que después de uno de sus bureos me traigan bichitos indeseados a casa, a pesar de que están bien desparasitados (por dentro y por fuera). Así que para mí es normal utilizar el verbo espulgar en sus dos acepciones.

¡Cuánto aprendemos de tus parejas complejas!

Un abrazo.

Juann dijo...

Estoy de acuerdo con los comentaristas anteriores y sus comentarios. Estas parejas complejas de hoy son ya de especialistas. Me ha recorrido la frente un sudor frío al empezar a leer la entrada porque no estaba yo muy seguro de los matices que diferenciaban a los miembros de algunas de estas parejas...Al terminar, he corrido a dar un abrazo al diccionario. Sí, tienes razón: "Qué bonito y ventajoso es esto de que las palabras tengan su significado preciso y exacto..."

Ángeles dijo...

Loque, imagínate mi desconcierto con estas dos palabras, porque por estos lares sureños, en pronunciación relajada las dos suenan igual: ehpurgá (la s y la x se aspiran igual, y la l delante de consonante se convierte en r con mucha frecuencia: sordao, mardito, mi arma, etc).

Y en cuanto a los “temas terrestres”, veámoslo por el lado positivo: por lo menos no dijo “terrícolas” :-D


Pues sí, Sara, parece que hay unanimidad respecto a la mayor complejidad de estas parejas. Yo la primera pienso evitarla siempre que pueda, porque no me fío un pelo de ella :-)


Manuela, así que tú espulgas en toda la extensión de la palabra. Y seguro que también expurgas (en su primera acepción) de vez en cuando, como yo, aunque no sepa si estoy expurgando o espulgando o ehpurgando ;-)

Gracias. Un abrazo.


Sí, Juann, el abrazo al diccionario es el mejor remedio que hay para esos sudores fríos que dices, ja-ja.
Y en caso de no tener uno a mano, se recomienda la huida ante la menor sospecha de pareja compleja en las inmediaciones :-D

JuanRa Diablo dijo...

Me divierte la idea de que hay parejas de palabras que juegan a intentar confundir a los humanos.
Se parecen tanto que una se hace pasar por la otra y al revés y disfrutan cuando metemos la pata. Estoy convencido de que es así.

Por cierto, y aunque estas no se parecen, en la pareja "lo divino" y "lo humano" siempre olvidan un tercero importante: "lo diabólico" A mi esto me fastidia.

Saludos

PD. Aprovechando que nombras al Papa, ¿sabías que al ser argentino hubo un lapsus y lo anunciaron como "Habemus Pampa"? xDD

Ángeles dijo...

Uy, es verdad, JuanRa, entre lo divino y lo humano siempre nos olvidamos de lo diabólico.
No sé a qué se deberá este imperdonable lapsus, pero comprendo perfectamente que te fastidie. Está muy feo eso de ignorar sistemáticamente a alguien ;-)

PD: Yo admito que Papam y Pampa son pareja compleja si tú admites que el chiste es malillo :-D

Mestalsaurio dijo...

Es curioso cómo la mayoría de estos errores se producen porque hay quien quiere quedar demasiado bien...y en cuanto echas manos del diccionario te das cuenta de que no :)

El otro día en la oficina:

Sujeto 1: ¿"servicios adoc"? ¿qué es eso?
Sujeto 2: es ad hoc...debe de ser una de esas palabras nuevas.
Sujeto 3: sí, latina.

En fin...


jaramos.g dijo...

No había reparado en el par "espulgar" - "expurgar". Interesante, curioso y útil artículo, compañero.

Ángeles dijo...

Exacto, Metalsaurio, el afán de quedar bien, de darse 'pisto' no siempre da buenos resultados.

Ojo, que querer quedar bien no es malo; lo malo es no conocer las propias limitaciones.

Ad hoc,una de esas palabras nuevas... pues sí...


Gracias , jaramos.
No sabía yo que la pareja en cuestión iba a dar tanto que hablar, pero me alegro.

Saludos.

MJ dijo...

Muy complejas estas parejas... pero ¡qué risa lo "terrestre"! :-) Me lo veía venir... Ja, ja, ja.

Mj dijo...

¡Ah! ¡Qué foto tan bonita! :-)

Ángeles dijo...

Je, je, sí, MJ, unas parejas muy complejas y muy terrestres :-D

Me alegro de que te guste la foto. Por si no te has dado cuenta, esta fuente librera está en la biblioteca pública de Cincinati :-)

Mae Wom dijo...

Interesantísimo, como siempre. Lo malo es que con la falta de práctica se me acaban olvidando las diferencias así que en adelante me dedicaré a espulgar lo que diga que una es muy terrenal. ;P

Ángeles dijo...

Gracias, Mae.

Yo sigo sin atreverme con 'espulgar' y compañía...

Anónimo dijo...

A mí me ha llamado la atención la segunda acepción de expurgar, esa que dice que es tachar algo de un texto sin prohibir su lectura. ¿Dónde se da esto? ¿en textos legales?
carlos

Ángeles dijo...

Pues no estoy segura, Carlos, pero a mí me suena a que sea cosa de tiempos antiguos, de épocas de censura. Habría libros que "podían pasar" si se les quitaba tal o cual inmoralidad. Especulo yo.

guille dijo...

Estas entradas tuyas son de las que me encantan.

Si mujer si, me gustan también otras entradas.

Pero estas del uso correcto o incorrecto del vocabulario me encantan.

Yo soy de los que cambio de palabra cuando no estoy seguro de que signifiquen lo que creo.

Y en inglés soy un maestro en definir en lugar de decir los palabros que no me salen.




tres

Ángeles dijo...

Qué bien que te encanten estas entradas, Guille. Estoy encantada :)

Haces bien en cambiar cuando no estás seguro; ya ves que las palabras van a mala idea con nosostros.

El método de definir un concepto cuando no se sabe la palabra que le corresponde es un recurso solo apto para mentes frías y ánimos templadas. Lucky you ;)