viernes, 7 de septiembre de 2012

Premios Gamba 2012. No hay dolor


No, no hay dolor de los pecados ni arrepentimiento ni propósito de enmienda. Los candidatos que luchan por conseguir un reconocimiento a sus meteduras de pata siguen apareciendo aquí, allá y acullá, sin reparo y sin sonrojo.


Y hablando de pecados y arrepentimientos, ¿dónde han de ir  aquellos que desean confesarse?
En el primer capítulo de la serie “Infierno sobre ruedas”, dice un personaje: “Le dispararon cuando rezaba en el confesionario."
Aquí tenemos un error tan sutil, tan generalizado, y una palabra tan caprichosa, que realmente no sé si si merece un Premio Gamba. 
Es decir, admito que esto es de tiquismiquis, pero creo que no está de más comentarlo.
El caso es que donde se confiesan los pecados es en el confesonario, mientras que el confesionario es, según la RAE, un “tratado o discurso en que se dan reglas para saber confesar y confesarse.”
Curioso, ¿eh?

No sé si el siguiente caso será un pecado. Supongo que no, pero  una falta de acierto y de mesura sí me parece.
Hace poco dejaron en los buzones de mi vecindario un folleto publicitario de una caja de ahorros.
En dicho folleto podemos leer: “Andalucía, libera tus jurdeles de mano ajena”.
Como no sé lo que significa jurdeles ni es palabra que haya escuchado jamás, consulto el diccionario de la RAE para asegurarme de su significado.

Pero hete aquí que el extraño vocablo no aparece en las páginas de dicha publicación.

Entonces escribo “jurdeles” en Google y solo encuentro un lugar en el que se recoge el término y que es un diccionario de palabras de Sanlúcar (Cádiz).
Es decir, “jurdeles” es un localismo muy local y significa “dinero, riqueza”.

A lo mejor a partir de ahora, en la publicidad de los bancos y cajas de ahorro se ponen de moda los localismos y términos coloquiales, y así veremos folletos que digan:
“Confía tu parné a Banco Manolo, mi arma”.
O bien:
“Traiga la pasta a nuestra sucursal y ya verá qué risa.”

El siguiente ‘gambazo’ o desliz que recogemos hoy aquí también proviene de una serie de TV. En ella un niño dice que tiene que leer un libro para el colegio, y que tal libro es "La web de Charlotte".

Se trata de un error de traducción provocado por una falta de conocimiento. El cuento referido es Charlotte’s Web, un clásico de la literatura infantil anglosajona, de E.B. White, y escrito en 1952, por lo que difícilmente puede el título hacer referencia a ninguna web.
Claro que no, porque Charlotte es una araña, y su web es la telaraña que teje para salvar a su amigo el cerdito.

La palabra web, efectivamente,  significa telaraña, tejido, red y por eso se usa en el ámbito de internet. Es la tercera w de las famosas www (world wide web).
Por lo tanto, la traducción del título no puede ser "La web de Charlotte" sino La telaraña de Charlotte o La telaraña de Carlota.

Hay deslices lingüísticos que no implican ningún error, pero que merecen un reconocimiento por su pura comicidad.
Un ejemplo de estos es el comentario de un reportero que informaba sobre los sanfermines este verano, y que, refiriéndose al gran tamaño de los toros, dijo que “entre cuerno y cuerno” caben “tres cabezas de tres mozos diferentes”.

 Y es que me parece a mí que la noticia estaría en que las tres cabezas fueran de un mismo mozo, ¿no?

También hay meteduras de pata que aúnan la ignorancia y la jocosidad, siendo estos candidatos los  más merecedores de un Premio Gamba. 
De ellos traemos hoy aquí uno escuchado en Antena 3 el pasado mes de julio.

En un programa matinal, la presentadora comenta los titulares de diversos periódicos que recogen información sobre las medidas de austeridad que el gobierno lleva a cabo en España.

Vemos en pantalla el titular del Wall Street Journal que dice: “Spain piles on austerity measures”, lo cual  significa que España multiplica, o acumula, medidas de austeridad.


Pero la presentadora lo traduce como “España se pone las pilas con las medidas de austeridad”.
Y no le dio la risa ni nada.


Y para terminar, tenemos un ejemplo de ese tipo, ya clásico, de resbalones lingüísticos que consiste sencillamente en hacerse un lío con refranes, proverbios y frases hechas, y enunciarlos de manera caótica y absurda.
Estos suelen tener también un efecto cómico considerable, como en el saleroso caso del tertuliano que, comentando un asunto en el que todo parece estar muy claro, dijo “Blanco, de la vaca y pone leche”.
Está clarísimo, caballero.



14 comentarios:

Sara dijo...

¡Cada vez afinas más, Ángeles! Es sorprendente cómo pillas los gambazos... Y yo, como el Luisma, "me parto y me troncho".

Un saludito.

juann dijo...

Como siempre, he disfrutado cual marrano en cenagal con la lectura de esta nueva entrega de los Premios Gamba. Qué buen trabajo realizas y qué gran servicio a la Humanidad. Por otra parte, me gustaría hacer una distinción: el señor de la leche y el de las tres cabezas, para mí que son esa clase de gente que tiene asumido su papel de bufones en esta sociedad, tienen que rellenar minutos y minutos de vana producción televisiva y hacen acopio de sinsentidos para rellenar ese tiempo. Por lo menos, es de agradecer que lo hagan con un poco de gracia. Así, que no me caen tan mal aquellos que, como si dijéramos, sucumben en el ejercicio del deber. Pero a los que no soporto es a los patanes que se creen que todo el monte es orégano y confunden sus cortos horizontes -que acaban un poco más allá de sus propias narices- con los de los demás, y piensan que todo el mundo debe conocer esos atentados lingüísticos del tipo "jurdeles", probablemente ideados en su día por algún patán como ellos, o los que creen que pueden traducir como les dé a ellos la gana y, total, nadie se va a dar cuenta, ejercitando el tradicional y castizo atrevimiento de la ignorancia, que es una de las peores osadías.
Lo siento, no se si los comentarios tienen un límite de palabras, pero seguro que lo estoy agotando. De todas formas, qué a gusto me he quedado...Buen trabajo. Hasta pronto.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, Sara, siempre atenta y al tanto. Y me alegro una barbaridad de que te hayas reído leyendo, que es uno de mis modestos objetivos.

juann, no sabes qué orgullosa me siento de prestar este gran servicio a la humanidad ;-)
Por otra parte, tu análisis de los diversos tipos de gambazos y sus perpretadores, me parece de lo más atinado. Y si encima te ha servido de desahogo, miel sobre hojuelas.

Un saludito.
PD: no sé si los comentarios tienen límite de palabras, pero estás invitado a intentar averiguarlo cuando quieras, je-je.

loquemeahorro dijo...

España se pone las pilas y pierde todos sus jurdeles, mi arma.

Me encanta, de verdad que me has alegrado el duro lunes por la mañana.

Las traducciones de películas y series americanas a la buena de Dios abundan, seguro que aquí ya he contado lo de "la alerta ambar" (por Amber), pero la web de Carlota me ha gustado especialmente.

MJ dijo...

Muy interesante. Ya sabes que soy una fan de los premios Gamba... aunque últimamente pienso que cualquier día de estos podría aparecer yo en uno de ellos... (menos mal que no me dedico al periodismo).

Me has hecho sonreír y ponerme las "pilas" ;-)

Ángeles dijo...

Loque, no sabes cuánto me alegro de haberte alegrado la mañana del lunes. Después de todo, tenemos que estar agradecidos por esos patinazos que tanto juego nos dan.

MJ, cualquiera está expuesto a "meter la gamba", yo la primera. Lo malo es cometer esos errores por hacer las cosas a la buena de Dios, oomo ha dicho loque, por creer que todo el monte es orégano, como ha dicho juann, y por no tener conciencia de la propia ignorancia.

Pero si le sacamos partido a todo eso y nos reímos un poco, pues mira, eso que salimos ganando, ¿no te parece? ;-)

Manuela dijo...

Qué buenos, Ángeles. Cómo me gustan estos premios (no podía ser de otro modo).
Te dejo un dicho, por si no lo has oído: "Se cree que todo monte es orgasmo".

Un abrazo.

JuanRa Diablo dijo...

Qué raro, hubiera jurado que dejé algún comentario en esta entrada, pero se ve que solo lo pensé.
Me ha sorprendido ese matiz del confesonario que desconocía; creo que no se me olvidará ya.
Mis favorita ha sido la de Carlota, que debió ser una niña con tanta imaginación que creó una web (www.Carlota.com) cuando nadie sabía qué era eso.
Me divierte mucho esta sección. No hay guita para pagarla :p

PD lo del Banco Pepe te ha quedado muy Mortadelo y Filemón xDDD

JuanRa Diablo dijo...

PD2 Esto de escribir desde el móvil es un suplicio.
PD3 Me pregunto si las gambas meterán también la pata.

Ángeles dijo...

Gracias Manuela, me alegro mucho de que te guste. Y gracias por ese dicho, que no conocía y me lo guardo :-D

Es verdad, JuanRa, lo de 'Banco Pepe' es muy de Mortadelo y Filemón, pero yo he hablado del Banco Manolo, que es mucho más serio, por supuesto.

No me había preguntado hasta ahora si las gambas meten la ídem, pero me dejas pensando...

JuanRa Diablo dijo...

¡Anda, es verdad, era el Banco Manolo! De todas formas, el Banco Pepe y el Banco Manolo serán absorbidos en breve por el Banco Tío Paco.

Ángeles dijo...

:-D

Anónimo dijo...

Pues lo del confesonario he tenido que leerlo dos veces para captar que faltaba esa "i".
Y ese tertuliano es de ese tipo de gente que habla claro, que se le entiende, ¡vaya!
Y lo que más me ha gustado es lo de la red de Carlota. Aparte de su comicidad me ha traído a la memoria la película -el cuento no lo he leído- que me pareció muy tierna, muy bonita y poco publicitada.
carlos

Ángeles dijo...

Pues sí, Carlos, lo del confesonario es que es de lo más sutil y es fácil que se escape.

Y si lo de Charlotte te ha hecho sonreír y además te ha traído un recuerdo bonito, yo me quedo encantada :)