viernes, 25 de febrero de 2011

Cuento. Un caso difícil

El señor Stonk llegó a casa y su mujer le preguntó:
-¿Qué tal ha ido la investigación hoy?
A lo que Stonk respondió:
-Mal. No hemos avanzado nada.
-¿Nada? ¿Seguís sin pistas?
-Ni una.  Ni una huella, ni un cabello… nada. El asesino debe ser un tipo listo.
-Un tipo listo… Y muy limpio, ¿verdad?
-Exacto. Listo, limpio, meticuloso... No ha dejado nada que podamos analizar, ni un rastro que seguir.
-Entonces, ¿podría tratarse del crimen perfecto?
-Bueno, aún es pronto para decir eso. Estoy seguro de que tarde o temprano descubriremos algo.
-Ya, ya, pero, si no se descubriera nada, sería el crimen perfecto, ¿no?
-Supongo que sí.
La señora Stonk volvió a preguntar:
-¿Y sobre el móvil?
-Tampoco nada nuevo. Únicamente hemos podido descartar el robo como móvil del crimen. Pero seguimos sin saber qué conexión hay entre el asesino y la víctima.
-¿Y qué dicen tus compañeros?
-Pues lo mismo que yo. Que estamos desorientados.
-¿Eso quiere decir que el asesino es más listo que vosotros?
-Bueno, yo no diría tanto…
-Pero lo cierto es que os lo está poniendo muy difícil…
-Sí, lo admito.
-Claro, y admitirás también que lo del reloj es todo un desafío.
-¿Lo del reloj? ¿Qué reloj? ¿Qué desafío?
-Ay –exclamó la señora Stonk, llevándose una mano a la boca, como si intentara retener las palabras que ya había pronunciado.

13 comentarios:

Sara dijo...

¡Qué diver, Ángeles! El retorcimiento femenino puede llegar a la perfección criminal sino fuera por la también, distintiva, indiscrección de género. Me encantan tu creatividad e ingenio y la facilidad con la que encadenas los diálogos.

MJ dijo...

Un buen cuento. Muy interesante :-)

Ángeles dijo...

Ay, Sara, qué generosa eres en tus críticas. Y qué atinada en tus interpretaciones. Muchas gracias!

MJ, muchas gracias, como siempre.

loquemeahorro dijo...

Ah, Sra. Stonk, más sabia qué discreta.

Supongo que le pasaba como a "Ariadne", tanto oír hablar de esos casos y al final quiso vivir uno.

Ángeles dijo...

Sí, querida Loque,la vanidad y la discreción no hacen buenas migas.
Gracias!

JuanRa Diablo dijo...

¡Ja! La señora Stonk se quedó con las ganas de un crimen perfecto. :D

Tan breve como bueno, Ángeles

Ángeles dijo...

Muchas gracias, JuanRa.
¿Has visto? Tan lista y tan meticulosa ella, y tan imprudente después ;-)
Un saludo.

loquemeahorro dijo...

¿Por qué he puesto "qué discreta" si es "que discreta"?

Se ve que quería decir ¡Qué discreta!

¿Ha colado?

pd. Es que cometer faltas está muy feo, y aquí mucho más.

Ángeles dijo...

Loque,te excedes en tu celo lingüístico,chiquilla, pues cuando se conoce ya cómo escribe cada cual, se distingue fácilmente el error causado por desconocimiento del causado por una simple distracción.

Y además,que yo no me como a nadie ;-)

Anónimo dijo...

El enemigo en casa es esto.
Pues estos policías sí que eran torpes, ni habían encontrado el reloj siquiera...la pobre asesina se vería un tanto frustrada ¿que no?

Tengo que decirte, por si no te has enterado lo suficiente, que es un verdadero placer leer estos minicuentos tan ingeniosos y tan divertidos y que estás suponiendo todo un descubrimiento como literata para mi. (Bueno, no sé si miniliterata, pero ya crecerás, ya)

carlos

Ángeles dijo...

Muchísimas gracias, Carlos :)
Y sí, sin duda alguna, miniliterata, en todo los sentidos, y mucho es :D

Gracias, de verdad.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

¡Ojito! que yo me refería, sólamente, a la extensión de tus relatos. Que para mí ya eres una maestra de la Literatura.

carlos

Ángeles dijo...

Lo sé, Carlos, sé a lo que te referías y te agradezco en el alma tu opinión, pero es que yo no tengo la misma ;)
Gracias.