lunes, 28 de diciembre de 2009

Amanecer

Hoy he visto desde mi terraza este amanecer. Yo creo que no hacen falta las palabras:






12 comentarios:

Azote ortográfico dijo...

Casi me parece que dejar un comentario es mancillar tan bellísima entrada... Pero tengo incontinencia verbal, eso no es nuevo, y explotaría si no dijese que es una pasada y que me mata la curiosidad de saber qué ciudad es, aunque tenga mis sospechas.

Un abrazo.

Azote ortográfico dijo...

Mis confirmadas sospechas, añado.

Anónimo dijo...

"En viendo" estas "afotos" hasta se alegra una de celebrar la Nochevieja pasada por agua.
Sara.

Ángeles dijo...

Azote, sospecho que sospechas con fundamento. Gracias por tu comentario.

Sara, "en viendo" este cielo pensé que era la mejor imagen navideña que he visto nunca.
Gracias.

Anónimo dijo...

Unas fotos preciosas... Gracias por compartirlas con nosotros... Sólo una cosita mas que añadir: ¡Qué vistas tienes desde tu balcón!
MJ

Ángeles dijo...

Gracias, MJ. Es verdad que mi terraza me ofrece unos espectáculos que ni en el cine.

loquemeahorro dijo...

Qué envidia de terraza, yo si miro por la mañana por la ventana, veo a un tío desayunando.

Ángeles dijo...

Ja, ja, qué bueno. Aunque, bien mirado, lo del tío desayunando también puede ser todo un espectáculo, ¿no?
Muchas gracias.

JuanRa Diablo dijo...

Wooow!! Se me cae la baba viendo cosas así. Son como óleos gigantes y maravillosos que alguien hubiera colocado detrás de la ciudad.

Yo en cuanto veo cielos anaranjados me apresuro a fotografiarlo, y siempre suelen salir favorecidos :)

Y vista la fecha en las que las hiciste, si tuviera que ponerles un título a estas fotos, sería:

El amante del invierno ;)

Ángeles dijo...

You're great, my dear friend
:-)

Anónimo dijo...

Y sin embargo, también parece el amanecer del día del Apocalipsis, por lo menos.
Muy buena, la fotógrafa.
carlos

Ángeles dijo...

Gracias, Carlos, pero la fotógrafa no tiene más mérito que el don de la oportunidad :)

Y ahora que lo dices, algo de apocalíptico si que tiene ese cielo, sí...